Opinión | EL TURNO

Pedro Sánchez da la espalda a la cerámica

Una falta de sensibilidad absoluta es lo que ha demostrado el Gobierno socialista de Pedro Sánchez con la industria cerámica, motor de nuestra provincia, y con miles de familias que de manera directa o indirecta dependen de ella, ya que no debemos olvidar que emplea a una de cada tres personas de nuestro territorio. La respuesta del Gobierno socialista a la pregunta que formulé en el Senado ha sido tajante y nos deja muy claro que no prevé una nueva convocatoria de ayudas para la cerámica en este ejercicio 2024.

No es necesario que el Gobierno de Sánchez sea imaginativo y nos sorprenda, basta con que imite a países vecinos que sí han sido capaces de entender la situación tan complicada que atravesaba su industria cerámica articulando sistemas de ayudas útiles y eficaces que han servido para que no hayan perdido competitividad y mercados en favor de otros países, como sí ha ocurrido, desgraciadamente, con nuestra industria tractor. La pérdida de competitividad acumulada de la industria cerámica es evidente para todos excepto para el Gobierno, que permanece ajeno a esta grave crisis que atraviesa nuestra tierra y que pone en jaque miles de puestos de trabajo.

Si el presidente Sánchez tuviese su cabeza en las necesidades de los españoles y de los castellonenses en lugar de tenerla en Waterloo podríamos mantener alguna esperanza.

Preocupación

La patronal de la cerámica ha mostrado una evidente preocupación ante la negativa del Ministerio a convocar nuevos fondos y ha reiterado la necesidad de convocar nuevas líneas de apoyo para que la industria gas intensiva recupere toda la competitividad perdida durante el 2022. Y buena razón tienen, puesto que las ayudas percibidas hasta ahora apenas han cubierto el 3,5% del sobrecoste experimentado por el sector desde el año 2021. Este abandono a nuestra industria por parte del Gobierno es todavía más gravoso si tenemos en cuenta que las industrias competidoras europeas han estado recibiendo ayudas desde el 2022 en cantidades considerablemente superiores.

El Gobierno debe ser consciente de que, lamentablemente, las ayudas recibidas son claramente insuficientes y no compensan la crisis energética y la posibilidad de ponerse al día con los plazos de pago. Este es el escenario que vivimos: un sector industrial innovador y sostenible volcado en el futuro y un Gobierno ausente e insensible a sus necesidades. Seguiremos defendiendo las reivindicaciones de nuestra cerámica allí donde sea preciso y hasta que nos atiendan.

Alcaldesa de Onda