Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Biocerámica para implantar en el cuerpo? No es ciencia ficción y ya se desarrolla

Galicia se convierte en el centro de la creación de nuevos materiales primordiales en el futuro de la salud y la sanidad

Exposición de nuevos materiales en la Materioteca esta semana .

El futuro de la salud y la sanidad pasa por la creación de nuevos materiales. ¿Biocerámica para implantar en el cuerpo? No es ciencia ficción y ya se desarrolla aquí en Galicia.

Un ejemplo de este nuevo elemento generado por el Instituto de Cerámica de la Universidade de Santiago (USC) se guarda en la Materioteca, una base de datos y centro físico radicado en Ferrol donde se almacenan más de 100 nuevos materiales no solo destinados a la sanidad, sino también metales o cerámicas para la construcción, nuevos polímeros o fibras para tejidos.

La comunidad impulsa la Materioteca, una base de materias recientes | Ya supera el centenar pensadas para textil, construcción y otros usos como implantes en el cuerpo

decoration

La crisis de componentes y chips ha puesto la lupa sobre esta necesidad. Sin la mantita protectora del acero, madera, tela y otros básicos la economía tiembla planteando interrogantes sin respuesta.

Desde el Centro de Innovación e Servizos da Tecnoloxía e o Deseño (CIS, de Ferrol), donde se encuentra la Materioteca, su responsable, María José Mariño, subraya que “Galicia debe potenciar el valor económico de nuestros materiales. Las empresas gallegas tienen que innovar en muchos ámbitos y uno de ellos es el de los materiales y en ellos el diseño es un factor que influye. Lo que hay que promover es la colaboración”.

Con esto último, busca animar a que sector público administrativo, empresas y centros tecnológicos o de investigación unan fuerzas para crear nuevos elementos que se inserten en una Materioteca que es la única de sus características en el Estado español: es 100% pública.

“En España, están la Material ConneXion y Mater FAD. Esta última tiene sede en Barcelona y la primera en Bilbao. Son de carácter privado. Tienen materiales de ámbito internacional y que ya están en el mercado. Sin embargo, nuestra materioteca –que se puso en marcha en 2018– tiene la peculiaridad de ser creada por una institución pública, la Xunta de Galicia a través de la Axencia Galega de Innovación”, detalla Mariño.

Entre sus funciones no solo figura registrar las patentes de los elementos que atesora, también intentar que esos nuevos materiales lleguen al mercado y se comercialicen.

Uno de los centros colaboradores que va nutriendo a la Materioteca de materiales ‘inéditos’ es el Instituto de Cerámica de la USC, en proceso de transformación en el Instituto de Materiales. Su ‘director’ en funciones, el profesor emérito Francisco Guitián, explica que la Materioteca “alguna puerta” sí les ha abierto.

“El año pasado, aunque fue malísimo por la pandemia, dos empresas francesas preguntaron por dos de nuestros materiales –uno, fibra de pizarra– y fueron consultas a través de la Materioteca”, ya que esta presenta su catálogo on-line.

La fibra de pizarra antes citada es un ejemplo de trabajo de recuperación de residuos de pizarra a la que se le asigna un nuevo uso como biocerámica para implantes en el cuerpo humano, lo que se logra con técnicas como la impresión en 3D. En este punto, los biomateriales pueden llegar a servir para imprimir en ellos hasta células u órganos artificiales.

Para María José Mariño, la Materioteca debe “generar espacios de encuentro en los que se puedan reunir con universidades, centros de conocimiento para hacer desarrollos y proyectos de I+D+i para generar materiales que se adapten a procesos” .

Uno de sus espacios son los talleres que ofrecen –el 25 de noviembre habrá uno sobre materiales de origen vegetal– pero también el I Certame de Materiais Innovadores al que se presentaron 80 iniciativas que ya forman parte de la base de patentes. De estos, cuatro fueron los ganadores: D-Leite, un tejido de lana merina y fibra de proteína láctea ecológica de Inés RIR & Co Diseño Textil Artesano; un recubrimiento de conductor térmico y eléctrico del Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia para mobiliario y textil que permite ahorrar energía; el aceite vegetal Peroxibiokkey (de KeyBiological) que es antiséptico, cicatrizante y antioxidante, como base para cosméticos, suplementos alimenticios y medicamentos; así como un biopavimento (asfalto verde) alternativo mezcla de bituminosa y nanocelulosa.

“El problema de España es que se hace ciencia buena pero aquí no se aplica nada”

Francisco Guitián

decoration

Las raíces del Instituto de Cerámica de la USC –fundado hace 25 años– atesoran en su genealogía el genio de Isaac Díaz Pardo que impulsó el museo de materiales.

Con sede en Compostela y conformada por las facultades de Física, Farmacia y Química más el apoyo industrial, este centro está dirigido por Francisco Guitián cuya experiencia de décadas le hace aseverar: “El problema de España es que se hace ciencia buena pero aquí no se aplica nada”.

De ahí, que la idea de la Materioteca le guste porque no se reduce a una publicación con nuevos materiales sino que estos se pueden consultar por internet o se pueden incluso tocar, además de favorecer el contacto con empresas o centros tecnológicos interesados en las materias.

Guitián lamenta que los convenios de cooperación “tardan en cristalizarse”. Por ejemplo, pueden pasar hasta 12 años desde que se desarrolla el trabajo en el laboratorio, se obtiene la patente y la empresa se acaba por interesar.

Sabe de qué habla. El Instituto de Cerámica cuenta con 42 patentes nacionales e internacionales. “La mitad se usaron por la industria o se están usando”, aclara.

Con la idea siempre en el mercado, el Instituto alberga una pequeña fábrica de 800 metros cuadrados para fabricar nuevos materiales. “Es una forma distinta de trabajar”, concluye.

Compartir el artículo

stats