Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Animales

Más de la mitad de municipios valencianos tienen sobrepoblación de jabalíes

Agricultura saca una nueva orden de caza tras la expansión del cerdo salvaje que entra ya en vigor

Más de la mitad de municipios tiene sobrepoblación de jabalíes.

El 55 % de los municipios valencianos tiene "sobreabundancia de jabalí, con poblaciones excesivas que pueden comprometer la conservación del resto de especies o valores naturales". Así lo estima la administración autonómica, pese a que en la última década las capturas anuales han crecido un 116 %. Una situación capaz de generar "un nivel de impactos incompatible con el normal desarrollo del resto de usos legítimos del territorio".

El problema no es menor, cuando la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica apunta que en diez años el número de cazadores se ha reducido un 36 %. La nueva orden de caza y control del jabalí, que entra en vigor ya este fin de semana, justifica su actualización al constatarse que las medidas aplicadas hasta la fecha "no son suficientes para frenar la expansión demográfica de la especie, ni la frecuencia y magnitud de sus impactos sobre las actividades humanas y el medio natural".

Así, en los diferentes espacios cinegéticos de casi trescientos términos municipales de la Comunitat Valenciana, podrán autorizarse las modalidades de gancho, batida, al salto o en mano, el rececho y la espera o aguardo. Se contempla el uso de estructuras tipo caja, jaula o capturadero cuando las anteriores técnicas no sean eficaces o se desaconseje el empleo de armas de fuego o cuando el cumplimiento del plan técnico de ordenación cinegética sea insuficiente para atajar la situación.

Empleo de armas blancas

También cuando la autoridad competente en la materia o en sanidad animal inste a su empleo para acciones de control sanitario. Se podrán utilizar armas de fuego largas rayadas, escopetas y arco, incluidas armas blancas para el remate. En todas las cacerías de jabalí se podrán abatir cerdos asilvestrados, así como vietnamitas asilvestrados y sus cruces en previsión de fenómenos de contaminación genética. El listado de localidades afectadas se revisará anualmente.

La Federación de Caza respondió inmediatamente a la Orden de Conselleria al sentirse "ignorada" en muchas de las peticiones realizadas en los últimos meses y lamenta algunas modificaciones, que considera "abusivas".

En su opinión, el texto es "insuficiente" y no solucionará el exceso de población. "La nueva orden ve la luz a mitad de la temporada y un viernes, introduciendo criterios nuevos, de señalización, por ejemplo, que deben aplicarse ya durante el fin de semana, lo que demuestra poca planificación y falta de consideración hacia el colectivo", explican.

Piden un plan integral de fomento del sector, con subvenciones directas al mantenimiento de los perros y organización de acciones colectivas de caza mayor, "dado el incremento del esfuerzo que debe hacerse para el control poblacional y la exigencia de la Conselleria para que se cace a destajo". Según la federación, en la nueva redacción se establece una zonificación para determinar zonas de sobreabundancia cuyos criterios son "poco transparentes" y pueden suponer problemas a la hora de realizar la gestión de los acotados. "Se sigue sin dar solución al problema del análisis de la carne de caza para detectar la triquinosis, cuyo método es costoso", inciden desde el ente.

Compartir el artículo

stats