Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sequía

Los embalses que suministran agua potable a Asturias, al 82% de su capacidad pese a la sequía

Tanes-Rioseco y los Alfilorios duplican la media nacional en el volumen de reservas hídricas | Barrios de Luna está al 12% de su capacidad

El pantano de Tanes, teñido de verde por las algas. L. M. D.

Los embalses de las comarcas mineras –que abastecen de agua a los hogares del centro de Asturias– se encuentran al 81,5% por ciento de su capacidad, pese a la sequía. Las elevadas reservas hídricas de los Tanes-Rioseco y los Alfilorios contrasta con la delicada situación en la que se encuentran los pantanos del conjunto del país, al 35,9 por ciento de su capacidad total. Es llamativa la situación de las presas de León próximas a Asturias, con Barrios de Luna al 12,1 por ciento; el Porma, al 34,1 por ciento; y Riaño, al 35,7 por ciento, todos ellos por debajo de la media nacional.

El embalse de Barrios de Luna, en León, seco.

En su conjunto, los seis pantanos de Asturias están al 67,9 por ciento de su capacidad, una cifra que se eleva de forma considerable en los dos destinados a satisfacer el consumo de agua de las familias. El sistema Tanes-Rioseco (en el parque natural de Redes), con capacidad para 37,5 hectómetros cúbicos, alcanza actualmente los 31,9, un 85 por ciento del total. Se trata de la principal fuente de agua potable de Asturias, de la que bebe la mayor parte de la población, ya que el 98 por ciento del agua que suministra Cadasa procede de estos dos embalses. También tiene un elevado volumen de reservas los Alfilorios, en Morcín, con 5,3 hectómetros cúbicos de agua para una capacidad total de 8,1, lo que se traduce en un 65,9 por ciento. En Tanes se viene observando desde hace días que las aguas tienen un color verde "casi" pistacho, debido a las altas temperaturas, la falta de oxigenación del agua (pocas precipitaciones, escasa aportación de los ríos que llenan el embalse, retención del agua para combatir la sequía y asegurar el suministro) y a la alta actividad de las algas presentes en el agua.

Imagen panorámica del embalse de Rioseco, en Sobrescobio, tomada desde el área recreativa de la ruta del Torrexón. L. M. D.

Los otros cuatro pantanos de la región –salvo en el caso de Arbón y de una forma residual– no se destinan al abastecimiento de la población y su finalidad principal es la generación de electricidad. La acumulación de reservas en ellos es desigual. Mientras que Arbón y la Barca se encuentran al 95,7 y 91,6 por ciento de capacidad, respectivamente, Doiras está al 73,7 y Grandas de Salime (el más grande con 435.7 hectómetros cúbicos de capacidad) se encuentra al 42,4, lo que da una media total del 67,9 por ciento.

Asturias, por tanto, no se ha visto tan afectada por la sequía que está castigando al conjunto del país, donde la reserva hídrica está al 35,9 por ciento de su capacidad total. La reserva por ámbitos es la siguiente: Cantábrico Oriental se encuentra al 71,2 por ciento de su capacidad global; Cantábrico Occidental al 59,8; Miño-Sil al 48; Galicia Costa al 57,2; Cuencas internas del País Vasco al 81; Duero al 37,8; Tajo al 37,7; Guadiana al 24,5; Tinto, Odiel y Piedras al 66,4; Guadalete-Barbate al 24,9; Guadalquivir al 22; Cuenca Mediterránea Andaluza al 42,3; Segura al 37,3%; Júcar al 57,3; Ebro al 43,3; y Cuencas internas de Cataluña al 39 por ciento.

Compartir el artículo

stats