Lara, la perra que sobrevivió a un kamikaze: "Sigue buscando a Puri", cuenta la hermana de la maestra fallecida

Le tuvieron que extirpar el bazo el pasado domingo y presentaba una brecha en la cabeza, pero se ha recuperado de las heridas

Vídeo: Lara, la perra que sobrevivió un kamikaze se recupera: "Sigue buscando a Puri", cuenta la hermana de la maestra fallecida

Amor Domínguez

Ramón Díaz

"Lara" ya ha abandonado el hospital veterinario y sigue buscando a su dueña. La perra de Purificación Ramos Villagrasa, "Puri", la maestra de 50 años fallecida en el accidente provocado a la entrada de Oviedo en la madrugada del sábado por un kamikaze que también murió en el choque, fue dada de alta ayer, tras haber permanecido ingresada en la clínica Anicura Buenavista, en Oviedo desde el día del accidente. Le tuvieron que extirpar el bazo el pasado domingo y presentaba una brecha en la cabeza, pero se ha recuperado de las heridas y ya está en la casa de una de las hermanas de Puri, en Oviedo. Será hoy cuando "Lara" llegue a la que a partir de ahora será su hogar, en el domicilio avilesino de otra de las hermanas de la educadora fallecida, que ejercía su profesión en Lastres y que residía en Gijón.

"Lara" viajaba junto a su dueña el sábado cuando, a la una y media de la madrugada, se registró el brutal impacto. Tanto la maestra como el conductor kamikaze, Alberto Fernández Reigada, vecino de Grado de 39 años, perdieron la vida. Únicamente sobrevivió al choque "Lara", pese a que los veterinarios sospechan que al animal pudo incluso ser atropellado por otro vehículo después del accidente mortal.

La perra, que había sido adoptada hace dos años tras haber sido maltratada anteriormente, era como una hija para su dueña, que no había tenido descendencia y que había decidido darle a "Lara" todo el amor que no le habían dado anteriores dueños. Una de las hermanas de Puri comentaba ayer que "Lara" "sigue buscando" a su dueña, y que incluso el lunes creyó encontrarla por un momento al ver entrar a una veterinaria que, a causa de su peinado, tenía cierto parecido con Puri.

Pero "Lara", que tiene 10 años y es "buenísima", sigue aún asustada y temerosa. El shock que le provocó el accidente se une a un pasado muy duro, en el que probablemente fue obligada a parir y criar cachorros continuamente. De ahí que no juegue con otros perros y que se aparte, se agache o escape, sobre todo, cuando ve acercarse a algún macho.

Ahora, el deseo de laos familiares de Puri es que la perra se recupere totalmente, no solo de las heridas físicas, también de las emocionales, y que se adapte a su nueva vida sin su dueña. Quieren mimarla y darle "todo el amor que necesite el resto de su vida". "Lara" será siempre "parte de la familia".