Día de la lucha contra el sida

Día mundial contra el sida: los hospitales activan cribajes de VIH en urgencias para detectar los casos sin diagnosticar

Un total de 20 hospitales catalanes han puesto en marcha cribados selectivos de VIH en sus urgencias, servicios pensados para funcionar como centinelas de un virus sobre el que todavía pesa el estigma

Un médico extrae sangre a un paciente para hacer una serología.

Un médico extrae sangre a un paciente para hacer una serología. / EFE

Beatriz Pérez

Unos 32.579 catalanes tienen VIH, pero un 6% de estos (unas 2.000 personas) está aún sin diagosticar porque aún no presentan síntomas, según las últimas cifras de la Conselleria de Salut. Estas personas que desconocen estar infectadas no solo corren el riesgo de contagiar a otras, sino también de que su propia infección avance. Para detectar rápidamente este punto ciego del colectivo, un total de 20 hospitales catalanes han puesto en marcha cribados selectivos de VIH en sus urgencias, servicios pensados para funcionar como centinelas de un virus sobre el que todavía pesa el estigma. Este 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida.

La prueba piloto realiza test a pacientes sospechosos que acuden al hospital por otros motivos con el fin de detectar al 20% de los infectados sin diagnóstico

De esta forma, los médicos realizan serologías del virus de inmunodeficiencia humana a pacientes que acuden a las urgencias por otros motivos, pero que son sospechosos de estar infectados. El objetivo es detectar, desde los servicios de urgencias, al menos al 20% de todas las personas con VIH sin diagnostican. Este programa piloto se denomina VIHgila y prtende ahondar en la detección precoz.

Una persona que no sabe que tiene VIH tarda, de media, tres años en ser diagnosticada. Estos cribados selectivos quieren, además, recortar este tiempo aprovechando su paso por las urgencias. "Sabemos que, desde que el paciente se contagia y hasta que tiene manifestaciones clínicas del virus, acude entre dos y cuatro veces a las urgencias por diferentes causas", explica Alberto Villamor, miembro de la Societat Catalana d'Urgències, que forma parte de la Acadèmia de Ciències Mèdiques de Cataluña, y director del turno de noche de Enfermería en el Hospital Clínic de Barcelona.

¿Por qué acuden a las urgencias?

Los motivos son principalmente seis. La primera (en el 38% de los casos) es la neumonía, seguida de alguna infección de transmisión sexual (una ITS, en el 23% de los casos) y del síndrome mononucleósico o mononucleosis infecciosa (en el 12% de los casos). En cuarto lugar es ser usuario de la profilaxis post-exposición (los medicamentos para no contraer VIH que se toman durante las 72 horas posteriores a haber tenido relaciones de riesgo, en el 12% de los casos). En quinto, sufrir herpes zóster (en el 5% de los casos) y, en sexto, haber participado en una 'chemsex' (la mezcla de sexo y drogas, en el 3% de los casos). En todas estos casos, aunque el motivo de visita no sea el VIH porque no hay rastro de la infección, las urgencias de los hospitales hacen ya serologías.

Estos cribados tienen una prevalencia del 1% y han permitido detectar –durante los dos años que lleva en marcha la prueba piloto– a 187 pacientes en toda Cataluña. "Son muchísimos", valora Villamor, quien, además, destaca que el programa VIHgila permite detectar "hasta tres años antes" la enfermedad. Los urgenciólogos, explica, tuvieron la idea de crear este programa porque les inquietaba el concepto de "oportunidades perdidas", que se refiere a ese paso de pacientes con VIH por las urgencias que no es aprovechado para "mejorar la salud de la población, reducir el número de infecciones y empezar tratamientos".

"Es muy importante la detección precoz porque, si se coge a tiempo, la infección tiene muy buen pronóstico", señala Robert Güerri, jefe de sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar. Güerri fue el impulsor en este centro sanitario del programa. En el resto de España existe una iniciativa muy similar denominada 'Deja tu huella'. Aunque quienes hacen la detección son los urgenciólogos, una vez los pacientes dan positivo son atendidos por los infectólogos, quienes también les inician el tratamiento.

"Mucha carga emocional"

Según Güerri, programas como el VIHgila aumentan "mucho" las detecciones de VIH. En toda España hay entre 15.000 y 20.000 personas con el virus que no saben que lo tienen. "Identificando a estas personas y dándoles tratamiento, las proteges y frenas la transmisión", afirma este infectólogo. "A veces dan positivo personas jóvenes que ni se imaginaban que tenían VIH. Es complicado decírselo porque sigue habiendo mucha carga emocional en esta infección". El Hospital del Mar ha detectado unos 20 casos con este programa. "Cada mes detectamos varios", dice Güerri.

Además de la detección precoz, existen otros retos en el campo del VIH, como por ejemplo, la reducción de los efectos secundarios de los antirretrovirales. Los sanitarios piden, además, ahondar en la educación para la salud, así como en la reducción del estigma social asociado a este virus. "Hay que hacer muchas campañas y no cesar de hacerlo", afirma Villamor. El doctor Güerri destaca, además, que hay que insistir en la "cura" de la enfermedad. "Se está avanzando pero cuesta porque es un virus de características especiales. Los intentos de vacunas [el Hospital Clínic ha iniciado recientemente el desarrollo de una], hasta las más prometedoras, han fracasado por ahora. Es un virus que se integra dentro del genoma de la persona y cuesta mucho eliminarlo. La estrategia no es fácil", afirma el doctor.