Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el juicio se celebra el día 11 en la audiencia

Solicitan 13 años por incendiar un calabozo en la comisaría de Castelló

Un detenido hizo arder una colchoneta en la celda al contar con un mechero

FACHADA DE LA COMISARIA DE POLICIA NACIONAL

La Fiscalía Provincial pide 13 años de prisión por los delitos de incendio y lesiones para un hombre que, estando detenido en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional de Castellón, prendió fuego a una colchoneta y provocó el desalojo de las dependencias policiales. Estos hechos sucedieron el 20 de diciembre del 2020, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, y el procesado se sentará en el banquillo de los acusados de la Sección Primera de la Audiencia el próximo día 11 de febrero.

Según el relato de hechos que hace el fiscal, el acusado, de 35 años y nacido en Marruecos, estaba en España de forma irregular. Encontrándose en calidad de arrestado en la comisaría de la calle Río Sella de Castelló y teniendo un mechero en su poder por razones que se desconocen, prendió fuego a una de las colchonetas de la celda, que rápidamente prendió y provocó una gran cantidad de humo en las dependencias.

Dos agentes intervinieron rápidamente para evitar su propagación y desalojaron tanto al causante de las llamas, como al resto de los arrestados. Los policías entraron con extintores para contener el incendio. Al lugar, acudieron también bomberos del Ayuntamiento de Castelló, que terminaron de extinguir el fuego, empleando medios materiales y personales que han sido valorados en 900 euros. Como consecuencia de la intervención los dos agentes de la Policía Nacional inhalaron humo y sufrieron cefaleas, lagrimeo y malestar que precisaron de tratamiento farmacológico. Por ello, la Fiscalía solicita que el procesado abone un total de 440 euros a los efectivos en concepto de responsabilidad civil.

Asimismo, además de la pena de prisión, aboga por la imposición de una multa de 1.395 euros para el causante del incendio.

Precisamente, hechos muy similares han generado debate recientemente en la cárcel de Albocàsser, donde varios internos han causado fuegos en sus celdas al prender también los colchones. El suceso más grave se registró el pasado verano cuando uno de los internos llegó a fallecer a causa de la inhalación de humo. Como publicara entonces este diario, el hecho se produjo en el módulo de aislamiento en agosto, siendo el tercer incidente de estas características registrado en apenas tres semanas. Los sindicatos critican duramente la circunstancia de que los presos tengan derecho a tener mechero, puesto que se convierte en una peligrosa arma a la hora de provocar incendios.

Compartir el artículo

stats