Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Narcotráfico

Mallorca, paraíso del blanqueo de las mafias

La espectacular operación contra la mafia albanokosovar se suma a las redadas contra la Tambovskaya, la Taganskaya o los Ángeles del Infierno, que lavaban millones de euros en la isla

Agentes de la Guardia Civil sacan de los juzgados a Gennadios Petrov. M. Massutí

Un lugar donde disfrutar del lujo más suntuoso, fruto de su actividad criminal, sin despertar la menor sospecha. Esta sensación de anonimato y la posibilidad de pasar inadvertidos en la más absoluta opulencia es lo que proporciona Mallorca a los cabecillas de la principales organizaciones mafiosas rusas, alemanas y albanokosovar para asentarse en la isla.

La operación Casino Fantauxía contra el clan Osmanidesarrollada el pasado martes en siete países, tenía su epicentro en Mallorca y Bélgica. De hecho, su líder Bashkim Osmani dirigía todas las actividades mafiosas desde su deslumbrante mansión en Camp de Mar.

Osmani habría blanqueado en la isla un patrimonio de más de 30 millones de euros en bienes inmobiliarios. A ellos habría que añadir su colección de siete coches de gama alta o sus 86 óleos valorados en más de cinco millones de euros. De tarde en tarde se dejaba ver en su afamado restaurante Ritzi de Puerto Portals con actores de Hollywood como Nick Nolte o el actor y director alemán Til Schweiger.

La elección de Mallorca por los capos de las grandes organizaciones mafiosas dista de ser casual. La mafia rusa se ha hecho con gigantescas mansiones en el municipio de Calvià sin que desentonaran en exceso de su entorno. Un aeropuerto internacional como el de Palma, con conexiones a medio mundo, garantiza la entrada y salida de la isla sin complicaciones. Y, sobre todo, un flujo de turistas extranjeros adinerados les posibilita ser considerados como uno más.

Un guardia civil y un policía nacional, el martes, en la mansión de Bashkim Osmani en Camp de Mar. D. M.

Una matrícula rusa o extranjera en un coche de altísima gama no chirría lo más mínimo en Mallorca. Los jefes mafiosos, sabedores de esta circunstancia, se aprovechan de ello para vivir en la más absoluta opulencia sin levantar sospechas.

Lejos queda su rosario de crímenes y delitos, que les han proporcionado su ingente riqueza. En Mallorca pueden disfrutar de su fortuna y les permite, de hecho, hacer inversiones rentables al tiempo que lavan el dinero. Todo ello mientras controlan su organización bajo un sol radiante.

La detención de Gennadios Petrov, el capo de la mafia rusa Tambovskaya, el 13 de junio de 2008 en su gigantesca mansión de Sol de Mallorca, en Calvià, marcó un punto de inflexión. Era la fase de explotación de la operación Troika. El mismísimo juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón se desplazó a la isla para seguir in situ cómo se realizaban los registros.

La suntuosa mansión de Petrov en la urbanización Sol de Mallorca, en Calvià. Manu Mielniezuk

Con la ‘guardia baja’

Sobre las cuatro de la madrugada, decenas de guardias civiles, fuertemente armados, irrumpieron en la residencia de ensueño de Petrov. Un total de 21 detenidos fue el primer balance del operativo. se calculaba que el magnate ruso de la Tambovskaya habría blanqueado en Mallorca más de 30 millones de euros. Hacía cuatro años que se había establecido en la isla y su sensación de impunidad había ido en aumento. Esta circunstancia fue aprovechada por los investigadores para sorprenderle con la guardia baja.

Hubo que esperar cinco años para que una redada similar tuviera lugar en Mallorca. En esta ocasión, el objetivo era el líder de los ‘Ángeles del Infierno’, la mafia motera alemana. La operación Casablanca era una actuación conjunta del Servicio de Información de la Guardia Civil y el Grupo de Atracos de la Policía Nacional.

Puesta a disposición judicial de Frank Hanebuth, líder de los Ángeles del Infierno. EFE

Su líder, Frank Hanebuth, fue sorprendido cuando dormía plácidamente en su mansión de Lloret de Vistalegre acompañado por dos mujeres. Un total de 25 detenidos, entre moteros y cómplices, fue el saldo de la redada. Su objetivo era convertir la Playa de Palma en un remedo del barrio rojo de Sankt Pauli, en Hamburgo. Ellos tendrían el control absoluto del tráfico de drogas con la seguridad en discotecas. El matonismo y la extorsión eran sus otros puntos fuertes. Los investigadores les dejaron asentarse antes de asestarles un golpe de gracia. En esta operación también fueron detenidos algunos agentes de la Policía Local de Palma. Estos, presuntamente, habrían actuado en connivencia con la banda motera.

Agentes conducen las Harley Davidson de Frank Hanebuth tras el registro en Lloret. B. Ramon

En lo que a redadas contra organizaciones mafiosas se refiere, 2013 no tiene parangón. Cuando estaba a punto de acabar el año, una actuación conjunta, la operación Dirieba, se desató en Peguera contra el capo de la mafia rusa Taganskaya Alexander Romanov. Se mudó de la fría Rusia a la cálida Peguera, en Calvià. Allí se había comprado una lujosa mansión y hasta el hotel Mar i Pins. Las estimaciones apuntaban a que podría haber blanqueado 12 millones de euros. Tres años después aceptó una condena de tres años y nueve meses de prisión después de entregar el establecimiento hotelero como pago.

Detención de Alexander Romanov en Peguera, en la operación Dirieba. B. Ramon

La sensación de impunidad de los capos mafiosos en la isla tiene fecha de caducidad. Así lo prueba también el fortísimo golpe asestado esta semana a la mafia albanokosovar en Mallorca.

Compartir el artículo

stats