50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estafas

Denuncian en Asturias una ciberestafa en la que suplantan a bancos para acceder a las tarjetas

“Si te despistas te pueden dejar sin ahorros”, relata Adrián Nosti, que sufrió la sustracción de cientos de euros tras dar sus claves por internet

Adrián Nosti, junto a la Oficina del Consumidor de Mieres.

Cualquiera que no esté familiarizado con términos como el “phishing”, el “vishing” o el “smishing” vive ajeno a una amenaza cada vez más cercana y cierta. Quienes acechan tras estos vocablos importados, y a primer golpe de oído carentes de significado, parten con la ventaja de que sus víctimas aún descifran el fraude en términos analógicos. La estafa tiene hoy parámetros digitales e invade la más estrecha intimidad. Una familia mierense ha querido compartir su experiencia para alertar del riesgo que hoy en día crece en la sociedad en cuanto a la posibilidad de ser víctima de un ciberdelito.

Adrián Nosti es la víctima de una historia cada vez más extendida. Tras recibir una serie de mensajes aparentemente provenientes de su entidad bancaria, finalmente atendió uno de ellos para reactivar la tarjeta de crédito y solventar un teórico problema en la cuenta. “Accedí a una página en apariencia corporativa de mi entidad e introduje mis claves para solventar el problema”. Este mierense estaba en ese momento en su domicilio ocupado en asuntos rutinarios y actuó casi por acto reflejo. “Unos minutos después me paré a pensar lo que había hecho y fue entonces cuando intuí que algo no cuadraba”. Ya era tarde. Los ciberdelincuentes le habían hecho dos cargos de varios cientos de euros en la tarjeta en apenas dos minutos. El tercero, de mil euros, fue devuelto. “Me saltó un aviso y fue entonces cuando reaccionamos”.

Esta familia denunció los hechos ante la Policía Nacional. Fueron informados de que los ciberdelitos están en auge y que su caso no es algo aislado. En 2019 se denunciaron 218.302 delitos cometidos en internet, lo que supone un 35,8% más que en 2018, cuando fueron 160.729. Y casi el doble de los 117.399 registrados en 2017. La oficina de la Unión de Consumidores de Mieres les trasladó la misma información. Ya son el 10% de las infracciones penales conocidas. Decidieron entonces utilizar las redes sociales y llamar a La Nueva España para dar a conocer los hechos. Lo hacen simplemente para intentar que a nadie le pase lo mismo que a ellos. Perciben que la concienciación debe surgir de la propia sociedad civil ante la pasividad de las instituciones bancarias y políticas: “Los bancos se lavan las manos. Lo menos que deberían hacer es informar a sus clientes de estos riegos, ya que son perfectos conocedores de este tipo de estafas en que se suplanta su identidad”, señala Nosti.

El procedimiento

Este mierense explica que cuando accedió a un link para reactivar su cuenta se encontró con una recreación de la app de su banco. “Intuitivamente te hace confiar “, señala. Una vez hecho esto, recibió otro SMS del banco, para que introdujera una clave, que realmente les sirve a los estafadores como autenticación para sus compras, con el “Apple pay” o similar. “De esta manera has caído en su trampa y tu cuenta está a su merced. En menos de 10 minutos comenzarán a realizar cargos sin que te enteres, puesto que están autorizadas por ti”. El banco se escuda en que fue el propio usuario el que facilitó los datos personales “y alega que no tienen ninguna responsabilidad, mientras que el seguro expresa claramente en una de sus cláusulas que están exentos si existe la facilitación de tus claves bancarias”. Adrián Nosti advierte. “Si te despistas te pueden dejar sin los ahorros de una vida en un par de días”. Aconseja limitar al máximo el tope de gasto de la tarjeta.

Compartir el artículo

stats