Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Valladolid

El guardia civil herido de bala en Valladolid sigue estable dentro de la gravedad

El zamorano se hallaba al mando de una larga operación para detener a un presunto asesino

Guardias civiles en el domicilio del asesino de Valladolid. NACHO GALLEGO / EFE

El teniente coronel de la Guardia Civil herido de bala en la cabeza por el presunto asesino de Santovenia de Pisuerga (Valladolid) es oriundo de Mombuey, donde sus padres regentaban una cantina. Pertenece a una familia muy conocida y querida por todos en la localidad carballesa.

El zamorano se encontraba al mando de una operación el pasado viernes 1 de julio para detener al presunto asesino de un varón de 45 años, que llevaba más de siete horas atrincherado en una vivienda de la localidad vallisoletana. El presunto asesino disparó desde el interior de la vivienda y alcanzó en la cabeza al teniente coronel, mientras aprovechó para huir del piso y atrincherarse en otra casa. Esto ocurrió a las 8.15 de la mañana.

El teniente coronel, Pedro A. C., permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Río Hortega de Valladolid, estable pero con pronóstico de gravedad.

El zamorano, teniente coronel, pertenece a la Unidad Especial de Intervención (UEI), cuerpo de élite que surgió a finales de los año 70 para luchar contra el terrorismo en España. Así, el 3 de junio de 1978 se formó el Grupo de Intervención Inmediata de la Guardia Civil, con sede en Madrid, y en 1982 se formó la Unidad con sede el Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro, con el objetivo de intervenir en situaciones críticas.

El suceso se resolvió casi seis horas después de que Pedro A. C. resultara herido, cuando el agresor se entregó a la Guardia Civil tras una “larga negociación” y fue detenido. Era un hombre residente en Santovenia de Pisuerga, donde le conocen como “Chiqui”. También pudo ser liberado el rehén, que se encontraba en perfecto estado.

El presunto asesinato ocurrió sobre las 01.45 horas de la madrugada, cuando la persona detenida disparó con un arma de fuego contra un varón de 45 años al que mató. Después, salió huyendo del lugar y se refugió en otra vivienda, próxima al portal del fallecido.

Unas horas antes de los hechos hubo en Santovenia una riña multitudinaria entre las familias del agresor y del hombre fallecido, por la que varias personas tuvieron que solicitar asistencia sanitaria.

Por su parte, la suegra del hombre fallecido, Encarnación Arias, aseguró en declaraciones recogidas por la agencia Ical que el detonante del crimen fue un pinchazo de ruedas que generó una discusión sobre las 18 horas del jueves entre las mujeres de la víctima y del presunto asesino. Después, ya por la noche, tuvo lugar una agresión en la que indicó que seis personas hirieron al hombre fallecido y su esposa, lo que provocó que fueran atendidos de sus heridas en el Hospital Clínico de Valladolid.

El primero en recibir el alta, señaló la mujer, fue su yerno de 45 años, Dionisio Alonso, que fue recogido en el hospital por un hijo, que lo trasladó a su casa, en el tercer piso de un bloque de viviendas de Santovenia. El presunto asesino vive en el bajo del mismo edificio. Al entrar en el inmueble, el hombre habría abierto la puerta de su vivienda y disparado con una escopeta al fallecido. También habría tratado de disparar al hijo.

Compartir el artículo

stats