Cuarenta y un años después de haber sido la estrella de una campaña publicitaria de prendas denim (entonces, era para Calvin Klein y ella tenía 15 años), Brooke Shields se ha vuelto a enfundar unos vaqueros para una firma causando, si cabe, el mismo impacto. Porque Brooke Shields, además de lucir figura con pantalones 'skinny', rectos o flare, posa en una de las fotografías de la sesión sin camiseta, luciendo espalda, que gira levemente hacia la izquierda.

Se trata de un posado sutil en el que apenas asoma una parte de un pecho bajo su brazo pero sin duda es, además, una fotografía cargada de intenciones, según ha confirmado la actriz en unas declaraciones a People en la que se muestra agradecida por haber sido elegida "a su edad" para esta sesión. Y en la que defiende el derecho a mostrarse a gusto con el cuerpo de cada una, tengas los años que tengas.

"Es un honor tener mi edad (56) y ser representada", ha declarado la actriz a la publicación, antes de asegurar que este último encargo había sido más "un privilegio que un trabajo" y que había supervisado la edición y retoque de las fotos, ya que uno de sus deseos es que estas fueran "auténticas".

"Es importante que vierais que este es mi cuerpo de 56 años y que se luche contra los retoques", insiste tras una sesión en la que su petición más repetida fue "Que sea honesto". 

Campaña de vaqueros de Calvin Klein protagonizada por Brooke Shields en 19080 para Vogue

Campaña de vaqueros de Calvin Klein protagonizada por Brooke Shields en 19080 para Vogue GTRES

Para posar contundente y segura, sin embargo, Brooke también ha revelado que recurrió a una ayuda: intensificó sus rutinas en el gimnasio, madrugó para recibir entrenamientos extra y se esforzó "hasta el límite". "Mi ego ayudó. Pensé: "Si tú haces estas fotografías y luego no estás contenta con lo que ves, vas a ser muy dura contigo misma". 

Son cada vez más las actrices que, como Brooke Shields, han alzado la voz con consignas de 'body positive' contra la tiranía del físico y el 'antiaging'. Una de las que ha tenido más repercusión ha sido Sarah Jessica Parker, que tiene la misma edad que Brooke. 

La protagonista de 'Sexo en Nueva York' y de su reboot, 'And just like that', que actualmente emite HBO Max, reveló el tipo de comentarios que recibe por el aspecto que luce en la segunda de esas dos series, la cual se ha grabado más de viente años después que la primera.

Las arrugas o las canas de su cabello eran algunos de los temas que centraban los comentarios. "Sé qué aspecto tengo. No tengo opción. ¿Qué voy a hacer al respecto? ¿Dejar de envejecer, desaparecer?", protestaba, en una de las quejas más directas y francas que hemos oído.