El truco de la abuela con vinagre para conseguir unos pies de salón de belleza

Con este trucazo vas a tener los pies como nuevos, literalmente

El truco de la abuela con vinagre para conseguir unos pies de salón de belleza

El truco de la abuela con vinagre para conseguir unos pies de salón de belleza / iStock

M.R.

Muchas de nosotras estamos muy apegadas a los remedios de la abuela. En este caso, de hecho, estamos hablando de soluciones caseras que provienen de las generaciones mayores. Y que han llegado hasta nuestros días. El aspecto definitivamente positivo de estos métodos es que son muy fáciles de poner en práctica. Y, además, son realmente baratos, ya que se trata de soluciones elaboradas normalmente con ingredientes que ya tenemos en casa.

Hay un remedio en concreto que sin duda puede interesarte. Para ponerlo en práctica, sólo necesitamos un poco de vinagre. Los remedios de la abuela abarcan muchos aspectos de la vida cotidiana. Pensemos, por ejemplo, en la limpieza del hogar. En efecto, con las soluciones propuestas por las generaciones mayores, podemos hacer brillar nuestros suelos o nuestro WC sin esfuerzo. Pero estas soluciones también abarcan nuestro bienestar.

El trucazo de la abuela para tener los pies recién salidos de la pedicura

De hecho, hay varias pistas que podríamos seguir para intentar sentirnos mejor. Y podríamos probar una que consiste en sumergir los pies en una palangana llena de vinagre. Puede que te resulte extraño la idea de sumergir los pies en una palangana llena de vinagre. Pero espere a conocer el resultado que puede obtener. De hecho, este remedio de la abuela sería un baño de pies más único que raro.

En concreto, utilizando vinagre de sidra de manzana, podríamos conseguir resultados realmente increíbles, aliviando el dolor de pies y cuidando de nuestro bienestar. Veamos, pues, cómo poner en práctica concretamente este consejo que viene de las viejas generaciones. ¡Esto es un bombazo!

Estos son los pasos que debes seguir para hacerlo

Coge una palangana y llénala de agua caliente. A continuación, vierte unas gotas de vinagre de sidra de manzana. Sumerge los pies en la palangana y añade unas gotas de aceite esencial de lavanda. Déjalo durante unos veinte minutos. El poder exfoliante de este método hará que la piel de tus pies esté más suave que nunca. Para conseguirlo, sumerja los pies en vinagre. Evidentemente, estamos hablando de un remedio casero. Esto significa que los consejos que acabamos de dar no sustituyen al consejo médico para ningún tipo de situación.