Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica | El VAR se fue al BARça y hunde al Villarreal

El partido pudo cambiar con un penalti no pitado a Piqué, pero otro fallo grave en defensa hunde al Submarino

Los jugadores del Villarreal no pudieron lograr la victoria ante el Barcelona. Gabriel Utiel

El VAR se fue al BARça. No funcionó cuando tenía que revisar acciones del Villarreal como las claras manos de Piqué en el área y un agarrón a Albiol, ambas jugadas fueron merecedodras de penalti, pero si actuó al milímetro para determinar la posición legal de Memphis por salvar la legalidad de la jugada el brazo de Pau. El árbitro también le perdonó la tarjeta a Parejo en una fea entrada a Busquets en el minuto 2. La influencia en el resultado fue notable, pero ello no pasa por alto un nuevo tiro en el pie del conjunto amarillo cuando buscaba, y estaba cerca del 2-1 tras el gol de Chukwueze,, quien dio alas al equipo con su entrada al campo. Una cadena de fallos iniciada por una mala cesión de Estupiñán concluyó en el 1-2 que dejó en la lona al Villarreal. El 1-3 final ya es anecdótico con el Submarino ya fuera del partido. Al margen, el empecinamiento de Emery de jugar sin un delantero nato, con Dia y Alcácer en el banquillo y apostando por Raba como solución cuando se trata de un futbolista que apenas ha contado, ni en LaLiga ni en la Champions, ni tan siquiera como recurso en los minutos finales. Los errores propios, no hay que obviarlos, han llevado al Villarreal, mirando más hacia abajo que hacia arriba, cuando la inversión ha sido para pelear por los puestos europeos. Una nueva y preocupante derrota ante el Barcelona más débil de los últimos años. 

Sin cambios

Emery no varía su hoja de ruta. El mismo once del martes pasado en la Champions, salvo el cambio en el lateral izquierdo de Pedraza por Estupiñán, y la misma idea de juego, con Trigueros intentando emular a Gerard Moreno como centrocampista adelantado o delantero retrasado. Pero el Barça, con tres chicos con número de filial en su once --Abde, Gavi y Nico-- apostó por una presión alta, al contrario que el United y eso generó algún que otro trastorno defensivo. El Villarreal no se sentía cómodo, porque el balón le duraba poco y el Barça le llegaba muy fácilmente. 

Pese a ello, una acción en el minuto 7 pudo cambiar el signo del choque. El VAR se marchó al BAR en un claro penalti de Piqué, que evitó con las manos el tiro que llevaba dirección a la portería de Ter Stegen de Danjuma. El efecto óptico desde la grada podía aparentar que llegaba a la mano del defensa azulgrana tras rebotar en el cuerpo, pero las imágenes de televisión revelan con nitidez que choca directamente, con lo que es un claro penalti. Lo más grave es que no hubo tan siquiera revisión por parte del videoarbitraje.

En 20 minutos, el equipo de Xavi había demostrado un fútbol eficiente, pero absolutamente ineficaz. Abde hizo volar a Rulli, felino bajo palos y sacando in extremis una mano de santo que lograba que el larguero evitara el gol. Gavi dio otro aviso con otra pelota al palo y Memphis falló un gol solo ante el meta del Submarino, impropio de un 9 de su clase. 

Danjuma también tardó demasiado en rematar ante Ter Stegen y Piqué le robó la cartera. Sí, estaba claro que Barça y Villarreal tienen un problema de gol.

El acoso al poseedor del balón muy arriba, una de las nuevas señas del equipo azulgrana con Xavi en el banquillo, atascaba el fútbol combinativo del Submarino, pero por contra facilitaba la búsqueda de espacios libres y las diagonales de Yeremy y Danjuma, muy abiertos a bandas. Los pases largos a la espalda de la zaga culé eran un arma que supo explotar el Submarino, pero sin acierto en la definición.

El partido estaba abierto con un constante juego del gato y el ratón, con los de Emery apurando atrás la posesión y el rival postulándose para robar el balón. El Villarreal mostraba personalidad y confianza en su idea y con el paso de los minutos había logrado comerle la tostada a la mejor versión del Barça de la temporada

Recta final decisiva... y horrorosa

El partido entró en el tramo final de la primera parte en una fase de control por parte de las defensas que cerraron bien espacios y ganaban los pulsos en las áreas. El juego perdió brillantez y se tornó un tanto bronco y cargado de imprecisiones. El partido registraba una igualdad en todo, incluso en la posesión con un reparto casi al 50% de la tenencia de la pelota (48-52%) en el primer tiempo. El 0-0 al descanso era un resultado que no servía ni al Villarreal ni al Barça, los dos equipos muy por debajo de sus objetivo en La Liga. El reparto de puntos les mantenía en una situación delicada. La sombra de Gerard Moreno continúa siendo demasiada alargada para el Submarino.

Soto Grado se ganó la bronca de la grada al pasar por alto un agarrón de Eric García a Albiol en el área. El Barça continuaba cómodo ahora más replegado pero manteniendo una agobiante presión que no dejaba pensar al Submarino. 

La respuesta del técnico amarillo fue cambio de pieza por pieza, sin reorganización táctica. Chukwueze por Yeremy y el repetido cambio de lateral por lateral zurdo con Estupiñán por Pedraza. El Villarreal perdía 0-1, pasaban los minutos y jugaba sin ningún delantero sobre el campo. Y cuando peor pintaba el partido, en un jugada al primer toque entre Trigueros y Danjuma, con balón al espacio para Chukwueze, llegó el empate, con un buen remate del nigeriano.

Empezaba un partido diferente de 15 minutos. El baby Barça empezó a flaquear y Trigueros y Parejo se cargaron el partido a la espalda y el 2-1 parecía en las manos. Hasta que el Villarreal volvió a flagelarse en una jugada con fallos en cadena, comenzando por Estupiñán y con ellos llegó el 1-2 de Memphis, quien no tembló para fusilar a Rulli. El bajonazo anímico fue terrible y aún hubo tiempo para que el Barça se reactivase en La Cerámica con el 1-3 por un penalti de Foyth. ¿Crisis? Las sensaciones no son buenas y Emery no las encuentra.

Ficha técnica:


1 - Villarreal: Rulli, Foyth, Albiol, Pau Torres, Pedraza (Estupiñán, m.65), Trigueros (Raba, m.84), Capoue, Parejo, Moi Gómez, Danjuma y Yeremi Pino (Chukwueze, m.64)


3 - Barcelona: Ter Stegen, Eric García, Piqué, Araujo, Jordi Alba (Mingueza, m.70), De Jong, Busquets, Nico (Coutinho, m.81), Gavi, Abde (Dembelé, m.66) y Memphis.


Goles: 0-1, m.48: De Jong. 1-1. M.76: Chukwueze. 1-2, m.88: Menphis. 1-3, m.93: Cotunho, de penalti.


Árbitro: Soto Grado (comité riojano). Amonestó por el Villarreal a Yeremi Pino (m.26) y Raba (m.90) y por el Barcelona a Jordi Alba (m.26) y Piqué (m.44)


Incidencias: partido de la décimo quinto jornada de Liga disputado en el campo de La Cerámica ante 19.050 espectadores. 

Estas son las puntuaciones de los jugadores del Villarreal en el encuentro ante el Barcelona.

Compartir el artículo

stats