Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica | Soria y el VAR le privan al Villarreal afianzarse en el liderato de LaLiga (0-0)

El meta del Getafe y una controvertida decisión del colegiado del VAR, anulando un penalti en el descuento, evitan la victoria del Submarino

Álex Baena remata en una de las ocasiones más claras del Villarreal. Kiko Huesca

El VAR, el dichoso VAR, y las controvertidas decisiones de quienes lo dirigen, en esta ocasión fue González González, privaron al Villarreal CF, junto a la gran actuación del guardameta local David Soria, de sumar tres puntos que le hubieran permitido consolidarse como líder de Primera División, evitando lograr su tercera victoria en otros tantos partidos y teniéndose que conformar con un empate sin goles ante el Getafe (0-0) que, por méritos de unos y de otros, sabe a muy poco.

En el descuento del partido, un disparo de Gerard Moreno dio en el brazo derecho de Arambarri, y tras ello en su cara, evitando el gol del delantero ‘groguet’. El árbitro del encuentro, Figueroa Vázquez, señaló el penalti, ya que vio el brazo. Pero el asistente de VAR, González González, le dijo que lo mirara bien… y solo quisieron ver el impacto en la cara, que lo hubo, aunque las imágenes no son lo nítidas que se desearían. Otra vez, la miel en los labios por el VAR. El Submarino tenía claro que para sacar algo positivo de Getafe tenía que convertirse en el dueño del balón, y así lo planteó Unai Emery. El técnico de Hondarribia apostó por el 4-4-2 habitual, pero sacrificando a un hombre más vertical de banda para ubicar a Lo Celso en la parte izquierda de la medular, con Yeremy en el otro costado, Parejo y Capoue para controlar la medular, y dos puntas muy dinámicos como Gerard Moreno y Morales.

El Getafe del sancionado Quique Flores –vio el partido en una cabina de prensa- le contrarrestó con un dibujo similar, doblando las ayudas defensivas para evitar las progresiones de Yeremy por la derecha y Pedraza, al que Lo Celso le dejaba todo el carril, por la izquierda. El primer acto fue un monólogo del Villarreal.

Parejo se adueñó del balón y el ‘Geta’ ubicó su línea de presión en el centro del campo, bien agazapado atrás, para no dar opción a la sorpresa. Muy probablemente, los aficionados que vieron el partido por televisión prolongaron la siesta media hora más, ya que hasta el minuto 30 no pasó absolutamente nada. El equipo amarillo se pasaba el balón en horizontal y el azulón miraba.

Soria, salvador

Fue a la media hora de partido cuando Alfonso Pedraza decidió dar un paso al frente y, ante la pasividad rival, conectó un trallazo desde la frontal que despejó como pudo el mate David Soria, convirtiéndose en la primera ocasión del partido.

Una acción que motivó más a sus compañeros. Parejo y Lo Celso comenzaron a idear y a producir fútbol ofensivo y antes del descanso Gerard Moreno tuvo la más clara, tras asistencia sutil de Morales, pero su latigazo de zurda lo volvió a mandar a córner Soria, cuando el esférico se colaba por la escuadra.

Y antes de marcharse a los vestuarios, Foyth, solo, conectó un cabezazo estéril que blocó bien el meta de un Getafe que solo probó a Rulli con un flojo tiro de Enes Ünal en el descuento.

Mismas intenciones

La segunda mitad tuvo un guion similar. El Getafe no quiso dar un paso al frente en momento alguno, por lo que el Villarreal aplicó la misma fórmula para buscar el gol que rompiera la igualada inicial. El Submarino apretó algo más el acelerador y con Pedraza y Lo Celso como estiletes, fue aproximándose al marco de David Soria.

De hecho, Gerard y los mencionados Lo Celso y Pedraza pudieron inaugurar el casillero al filo de la hora de partido, pero el gol se resistía. Emery refrescó al equipo en busca de soluciones, dando entrada a Chukwueze, Jackson y Álex Baena, reclamando profundidad, mientras que Kiko Femenía reemplazó al lesionado Juan Foyth y Coquelin a un fatigado Dani Parejo.

El partido entró en su recta final con la incertidumbre del empate a cero y ello lo aprovechó el Getafe para asomar un poco la cabeza, más bien gracias a un regalo de Coquelin, que se durmió y provocó una amarilla tras pérdida en la frontal. La falta estuvo a punto de convertirla en gol Arambarri. El cuarto de hora final fue de color ‘groguet’, ya que, a su ritmo, el Submarino lo intentó hasta el final. En especial en un cabezazo, solo en área pequeña, de Álex Baena que le salió centrado y blocó Soria, un guardameta que evitó el triunfo amarillo a falta de cuatro minutos, cuando Chukwueze, solo en área pequeña, remató flojo de zurda para que detuviera el cancerbero azulón. Incluso la tuvo Gerard Moreno en el último minuto de tiempo real.

Sí, porque el colegiado dio ocho minutos de prolongación. Y en el descuento pasó de todo. Pau se la lió a Rulli y provocó un córner que Djené estuvo a punto de marcar. Y a falta de dos minutos, tras ‘jugadón’ de Álex Baena, Gerard disparó a puerta y Arrambarri desvió el esférico, claramente con el brazo. Figueroa Vázquez señaló penalti, pero el VAR le instó a revisar la jugada y lo anuló. ¡Y ni le dio el córner al Submarino!

Fue el triste final a un partido que olía a cero a cero y terminó en tablas, dejando al Villarreal en la zona alta de la tabla pero privándole de sumar 9 puntos en las tres primeras jornadas.

Compartir el artículo

stats