VILLARREAL CF

Las cinco cosas que ya ha cambiado Marcelino en el Villarreal

Resuelve el ‘trago’ en Zamora, se aleja del descenso con su triunfo ante Osasuna y puede superar la fase de grupos europea

Las cinco cosas que ya ha cambiado Marcelino en el Villarreal

Las cinco cosas que ya ha cambiado Marcelino en el Villarreal / EFE

Juan Francisco de la Ossa

Juan Francisco de la Ossa

No han sido dos victorias fáciles, con factores que han favorecido al Villarreal CF, pero el Submarino, con Marcelino García Toral a los mandos, ha cambiado la inercia. Ha superado el trago en la Copa del Rey, tomado una ventaja tranquilizadora respecto al descenso en LaLiga EA Sports y, además, el jueves puede superar ya la fase de grupos de la Europa League (en caso de derrotar al Panathinaikos en el Estadio de la Cerámica). El entrenador asturiano otea el cada vez más despejado panorama de los groguets.

Es cierto que el Villarreal eliminó al Zamora (de tres categorías por debajo) forzando la prórroga en el último suspiro y que Filip Jörgensen frenó a Osasuna antes de que José Luis Morales finiquitase a los pamplonicas. Pero hasta la suerte, ahora, parece sonreír a los amarillos, que crecerán a base de victorias, disipando los negros augurios de hace unas semanas.

Aquí, las cinco claves de la mejora:

El estado anímico

Simplemente, esta vez sí ha bastado un cambio. De aires. Esta vez, Marcelino tenía la ventaja de conocer dónde venía y el Villarreal, de saber quién era exactamente el entrenador. El legado que dejó, más allá de una traumática salida ya superada por las partes, auguraban un nuevo aterrizaje en La Cerámica con el viento a favor. El Villarreal tardará en cambiar las rutinas adquiridas, pero con esa renovada energía, que de paso, aligeran la carga mental que ha soportado una plantilla con tantos cambios en poco tiempo y aguantando tan malos e inusuales resultados, ha regresado al buen camino a las primeras de cambio

Recuperando efectivos

Sí, Marcelino ha tenido que lidiar, además, con las bajas de Yeremy Pino (para lo que resta de temporada) y Alexander Sorloth (adiós al 2023), pero ya ha recuperado a dos hombres fundamentales, en sus esquemas y en los de sus dos predecesores, como Juan Foyth y Alfonso Pedraza. Y, en otro nivel, también de un futbolista que parecía más fuera que dentro como Morales (el Villarreal se ha agarrado a sus cinco goles para evitar el batacazo copero y un nuevo sinsabor liguero), a la espera de sumar a la causa a futbolistas todavía por debajo de un nivel esperado, como Ben Brereton Díaz, Santi Comesaña...

Cambia hasta la suerte

El Villarreal estaba fuera de la Copa del Rey en el minuto 88 de su partido en Zamora, hasta que apareció Morales y un rechace para llevar la eliminatoria al tiempo suplementario, donde el madrileño terminó de resolver. Y ahí parece que la fortuna también decidió cambiar y empezar a recompensar a los groguets. El domingo, contra Osasuna, lo más normal habría sido que los navarros se hubieran adelantado en el marcador, pero luego pasó lo que pasó: Morales, tocado de nuevo por una varita mágica, redondeó el domingo de Santa Caterina. A veces es así de simple... o complicado.

Menos tensión

La reciente victoria ha actuado como una válvula de escape por la que se ha liberado tanta y tanta tensión acumulada, tanto de puertas para afuera como en la grada. Un triunfo que reconcilia al equipo con la afición, que en los siete primeros compromisos ligueros había sufrido hasta cinco derrotas y una sola victoria. No hay mejor forma que empezar que con victorias. Porque, desde los éxitos, el trabajo es mayor y el mensaje cala más en el vestuario.

El ‘hat-trick’ de triunfos

De la Copa del Rey a LaLiga EA Sports. Y de LaLiga EA Sports, a la Europa League, donde el Submarino tiene en su mano la clasificación para las eliminatorias.

{"contestEmbed":{"title":"VILLARREAL CF - PANATHINAIKOS","id":"94893485"}}

El Submarino superará la fase de grupos , de forma matemática, si es capaz de vencer al Panathinaikos y el Rennes gana o empata en su duelo ante el Maccabi Haifa en el exilio de Budapest. Eso sí, si el Villarreal quiere conquistar el primer puesto (se ahorra una ronda), necesitar ganar sus próximos dos compromisos (Panathinaikos y Maccabi Haifa, ambos en La Cerámica) y no perder en su visita a Francia en la última jornada.