Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

Radiografía al nuevo fichaje del Villarreal: Serge Aurier

El lateral diestro ha recorrido un viaje lleno de claroscuros antes de fichar por el Villarreal

Aurier llega libre al Villarreal para reforzar el carril derecho.

Serge Aurier ha llegado a La Cerámica con sus mejores intenciones. El lateral costamarfileño rescindió su contrato con el Tottenham Hotspur el pasado 1 de septiembre para poder buscarse un nuevo club y lo ha encontrado en la Plana Baixa. El Villarreal ha apostado por él sabiendo que es un jugador capaz de lo mejor aunque al que también le ha tocado vivir momentos muy complejos en su carrera.

La carrera de Aurier comenzó en el norte de Francia. La temporada 2009/10, antes de cumplir los 17 años, abandonaba el equipo juvenil del Lens para incorporarse a su primer filial. Pese a tener ficha con el equipo B, dos días antes de cumplir esa edad conseguía debutar en la Ligue 1. Lo haría frente al Saint-Étienne, como titular, en su victoria por 1-0. 

Sin embargo, en la siguiente temporada, ya con Aurier oficialmente en el primer equipo, el Lens caía a la Ligue 2. Allí el lateral de Ouragahio jugaría media temporada antes de que el Toulouse le rescatase. En las tres temporadas que estuvo allí salió de inicio en 79 partidos, anotó 8 goles y repartió 13 asistencias.

Pese a su entonces corta edad (19 años), el nuevo fichaje del Submarino no tardó en asentarse como lateral derecho titular del equipo blanquivioleta. Así, de los catorce partidos que estuvo disponible en Ligue 1, fue titular en nueve y esa misma campaña anotó su primer gol como profesional en la derrota contra el Lille (2-1).

No fue su estreno como goleador la única alegría que se llevaría esa misma temporada. Esa Navidad, Aurier sería llamado por su selección absoluta, Costa de Marfil, para jugar los dos partidos de clasificación para la Copa África contra Senegal y un amistoso contra Guinea Bissau.

El gran cambio

Pero el premio gordo a su buen hacer llegaría en el 2014, cuando el Paris Saint-Germain se fijó en él con solo 22 años. Allí se asentó durante tres temporadas, en las que disputó 71 partidos y lo ganó todo salvo una Ligue 1 que conquistó el Mónaco de Mbappé en el curso 2016/17. En su primer curso alternó titularidades con Gregory van der Wiel, pero la marcha del futbolista neerlandés le abrió las puertas del once inicial.

En este periodo también fue campeón de África con su selección en enero de 2015. Un torneo en el que el costamarfileño fue pieza fundamental del equipo y jugó todos los minutos posibles.

La sombra tras la luz

Su etapa en la capital francesa estuvo repleta de claroscuros a nivel extradeportivo que ensombrecieron su buen rendimiento. Ya en la primera temporada en París, fue sancionado tres partidos de Champions por insultar en Facebook al árbitro holandés Björn Kuipers después de que este decidiese expulsar a Zlatan Ibrahimovic en la vuelta de octavos de final contra el Chelsea. El año siguiente volvería a estar en el centro de la polémica cuando el propio club lo mandó a entrenar con el filial por volver insultar a su entrenador, Laurent Blanc, y a sus compañeros Ángel Di María y al propio Ibrahimovic.

Primer contacto con Emery

La siguiente temporada, Blanc dejaba el vestuario del PSG. Su reemplazo iba a ser Unai Emery, bajo cuyas órdenes el defensor exhibió un gran nivel con un gol y cuatro asistencias en 2.379 minutos.

En todo caso, aquella temporada sería la primera y la última hasta la fecha que compartirían Emery y Aurier, pues el siguiente mercado de fichajes el costamarfileño abandonó el club rumbo al Tottenham Hotspur a cambio de 25 millones de euros. Emery guardó un buen recuerdo del jugador y ahora ha sido uno de sus principales valedores para que aterrice en España y pase a defender los intereses del Villarreal. 

A su llegada a Londres, Aurier alternó la posición de lateral derecho con Kieran Trippier, actual jugador del Atlético de Madrid. En la siguiente temporada, la 2018/19, su mala suerte contrastó con el buen hacer de su equipo. Primero, un problema en los muslos le hizo perderse dos partidos de Premier, uno de UEFA Champions League y otro de EFL Cup. Más adelante una lesión inguinal le apartaría de los terrenos de juego por siete jornadas de Premier y otra de Champions. Y, ya cerca del tramo final de temporada, con el equipo compitiendo en las últimas rondas de la Liga de Campeones, regresarían sus problemas musculares en los muslos que no le permitieron jugar ni las semifinales ni los cuartos de final. Acababa de volver de su lesión cuando el equipo se disponía a disputar la primera final de Champions de su historia y Aurier la acabó viendo desde el banquillo. 

Tras este duro varapalo, llegó la temporada 2019/20 en la que, ya sin Trippier, el costamarfileño se convirtió en amo y señor de la banda derecha. Tanto es así, que esa temporada, participó en 42 partidos aunque el equipo arrastró una tendencia negativa de la final perdida que no pudo revertir en toda la temporada. Ni siquiera la llegada de José Mourinho les facilitó el acceso a otra Champions.

Esta mala temporada, a la postre se acabaría cobrando el puesto de Aurier ya que el Tottenham contrató a Matt Dohery y Emerson Royal para competirle el puesto y tuvo que buscar una salida que se ha dado en el último mes y que le ha llevado hasta Vila-real. 

Compartir el artículo

stats