+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SONDEO DEL GESOP

Puigdemont atrapa a Junqueras

JxCat se sitúa a un punto de ERC a dos semanas del 21-D pero la mayoría independentista pende de un hilo. C's y PSC enconan su lucha por la tercera plaza en unos comicios que apuntan a una participación récord

 

Puigdemont atrapa a Junqueras - EL PERIÓDICO

JOSE RICO
06/12/2017

Cuando Carles Puigdemont tomó las de Villadiego con dirección a Bruselas, en su partido y en el conjunto del independentismo muchos quedaron ojipláticos. No acertaban a entender el objetivo de su tocata y fuga, que consideraban refractaria cara a un electorado al que se le estaba a punto de confesar el engaño de la vía unilateral. Luego el PDECat tuvo que morderse los nudillos cuando el 'expresident' disolvió la imberbe sigla en su experimento de Junts per Catalunya, con la esperanza de que así levantaran cabeza en las encuestas. Pues quién sabe si la estrategia de Puigdemont no era tan alocada.

La expectativa de que la polarizada partida del 21-D bata todos los récords de participación ha abierto en cada uno de los bloques una fratricida batalla interna por sus respectivos liderazgos. Según la encuesta preelectoral del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, Puigdemont está en condiciones de disputarle la victoria electoral a Oriol Junqueras, ante quien juega con la ventaja de poder hacer campaña en libertad, aunque sea a un millar de kilómetros de distancia. En el otro frente, el constitucionalista, el combate entre Inés Arrimadas y Miquel Iceta por la medalla de bronce se ha encarnizado hasta el extremo de que ambos están empatados a votos y escaños.

TORTILLA VOLTEADA

Observando la secuencia fotográfica mensual que lleva ofreciendo el GESOP desde octubre, ERC ha perdido en los últimos dos meses una quincena de diputados, de los que una decena han pasado a engrosar las arcas de JxCat. De 43-44 a 30-31 parlamentarios ha pasado Junqueras en el tiempo transcurrido entre el 1-O y la antesala de la campaña electoral, durante el que el exvicepresidente del Govern ha sido encarcelado. Y es que Marta Rovira no consigna el mismo tirón en el cuerpo a cuerpo con Puigdemont, cuyo partido se movía hace dos meses en los 18-19 representantes y ahora podría conseguir 29-30. Este último trabajo de campo se efectuó a partir de 800 entrevistas del 29 de noviembre al 2 de diciembre, en puertas del pistoletazo de salida de la campaña.

Al contrario de lo que ha sucedido durante toda la legislatura, los posconvergentes se llevarían hoy más votos de la antigua Junts pel Sí que Esquerra. El 39,4% de quienes votaron a JxSí en el 2015 escogerían ahora la papeleta de JxCat, mientras que el 35,3% elegiría la de ERC. Los republicanos están todavía 1,2 puntos por encima en voto estimado, pero la distancia en octubre era 13 puntos superior. Y algunos muebles salva aún Junqueras al beneficiarse más que Puigdemont de los trasvases de voto desde otras opciones. Atrae, por ejemplo, a una quinta parte de votantes de la CUP, al 12,6% de los 'comuns' y al 13,7% de los abstencionistas.

LA CALCULADORA

Pese a tantos movimientos internos, el bloque secesionista continúa perdiendo solidez. Con los 'cupaires' en 7-8 escaños, igual que en noviembre, la mayoría absoluta independentista pende de un hilo al colocarse en 66-69 diputados. En octubre alcanzaba los 73 y en noviembre ya había retrocedido a 71. ERC, JxCat y CUP sumarían el 45,8% de los votos, dos puntos menos en las últimas elecciones. Y es que uno de cada 10 catalanes que votaron a fuerzas independentistas en el 2015 optarían ahora por formaciones no secesionistas. Pero las cuentas tampoco le salen al constitucionalismo, pese a seguir ganando terreno hasta situarse en 56-59 parlamentarios, seis más que en octubre y dos más que en noviembre.

Este empuje de los contrarios a la independencia liga con el pronóstico del GESOP de que el 21-D irá a votar entre el 80% y el 82% del electorado, pulverizando el récord en unas autonómicas hollado en el 2015 (74,95%). El partido que más crecería respecto a aquellos comicios sería el PSC, tras atraer a una quinta parte de quienes votaron a Catalunya Sí que es Pot, el 15,9% de los electores de Ciutadans y al 15% de los abstencionistas. Arrimadas también subiría porque cuenta con la mayor fidelidad de voto (72,5%) y el apoyo de una cuarta parte de los votantes del PPC, el 12% de los del PSC y el 13,7% de los abstencionistas.

EMPATE A TODO

El resultado es que naranjas y socialistas están empatados con 25-26 escaños y el 19% de los sufragios. En octubre circundaban la veintena de diputados. Su crecimiento ha ido lacerando a Xavier García Albiol, que en dos meses ha pasado de 9-10 a 6-7 parlamentarios. El desatascador de los bloques quiere ser Xavier Domènech y la encuesta ciertamente concede el papel de bisagra a Catalunya en Comú Podem, pese a que la confluencia paga su sempiterna ambigüedad con un retroceso de 11 a 9-10 representantes. Pero para que la calculadora llegase a 68, los 'comuns' tendrían que apuntalar alguno de esos frentes de los que echan pestes.