+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRUEBA EXPERIMENTAL EN AUSTRIA

El dueño de Red Bull cree, tras el test de Spielberg, que Márquez podría ser también campeón de F-1

Dietrich Mateschitz muestra su admiración por los tiempos conseguidos por el tetracampeón de MotoGP con el Red Bull F-1 con motor Honda. El profesor Helmut Marko, descubridor de jóvenes valores como Verstappen, asegura que le ha sorprendido lo rápido que ha ido Márquez con el F-1

 

Marc Márquez se enfunda los guantes en el interior del Red Bull F-1, hoy, en Spielberg (Austria). - AFP / ERWIN SCHERIAU

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
05/06/2018

El catalán Marc Márquez (Honda), tetracampeón del mundo de MotoGP, ha probado hoy el F-1 de Red Bull con los colores de Toro Rosso y motor Honda de ocho cilindros, en el circuito austríaco de Spielberg, propiedad del dueño de la marca de bebida energética, Dietrich Mateschitz.

Márquez, quien estuvo probando el simulador de F-1 del fabricante austríaco y también realizó su particular sesión para el diseño de su asiento en el monoplaza, algo que también hicieron tanto Dani Pedrosa como el campeón del mundo de motocross, el italiano Toni Cairoli, que también probarán el monoplaza, sorprendió con su rendimiento a los integrantes del equipo.
 
Niki Lauda, Helmut Marjo y Mark Webber escuchan atentos las explicaciones de Marc Márquez tras probar el Red Bull-Honda de F-1, hoy, en el trazado austriaco de Spielberg, con unos tiempos admirables. / AFP / ERWIN SCHERIAU

Tras el Gran Premio de Italia de MotoGP, en el que Marc Márquez sufrió una caída y acabó 16º, el vigente campeón del mundo de la categoría y líder del Mundial-2018, visitó la sede de Red Bull Racing y probó en el simulador del equipo para tratar de adaptarse a las reacciones y frenadas del coche antes de completar hoy, martes, una serie de vueltas al trazado austríaco.

Márquez estuvo asistido en todo momento por los miembros de la escudería y pudo recibir consejos por parte del asesor de la marca, Helmut Marko, y los expilotos y campeones del mundo Niki Lauda y Mark Webber.

"Es una sensación increíble pilotar este coche, especialmente en las frenadas y en la velocidad de paso por curva; ahora empiezo a sentir, de nuevo, mi cuello", exclamó Marc Márquez tras la prueba. "La gran diferencia con MotoGP es la frenada, pues es toalmente diferente con estos monoplazas. En MotoGP frenamos antes y de forma más suave", agregó el piloto, según recoge la agencia de prensa APA. "En el coche uno se siente más seguro, pero no capta tanto cuál es el límite. En la moto uno tiene más señales de advertencia", concluyó.
 
Marc Márquez pasea, feliz, por el 'pit lane' de Spielberg, acompañado de uno de los técnicos de Red Bull, que le asesoró en su toma de contacto con el monoplaza de F-1 equipado con motor Honda. / ALEJANDRO CERESUELA

Los tiempos de Márquez en su primera toma de contacto con la F-1 han sido "impresionantes", según Helmut Marko. "Empezó con 1.21 minutos y acabó en 1.14. Ha cumplido de sobra con mis expectativas", aseguró. Los mejores tiempos de entrenamiento la pasada temporada en el circuito austríacos de 4,318 km fue de 1,05 minutos. Según Marko, el propio Mateschitz quedó tan impresionado que dijo de broma que quizá Márquez sea también algún día campeón del mundo en F-1.

Hasta ahora el británico John Surtees (1934-2017) es el único piloto en la historia en ganar el campeonato del mundo en automovilismo y motociclismo.Surtees ganó el Mundial de F-1 en 1964 con Ferrari y cuatro títulos en la categoría reina del motociclismo, entre 1956 y 1960, con MV Agusta. Márquez aseguró que no tenía la intención de seguir los pasos de John Surtees, pero reconoció que rodar por primera vez con un Fórmula Uno fue experiencia "inolvidable" y "fantástica".