Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

PRUEBA ENTRE CAMPEONES

Alonso reta a Márquez con la MotoGP en Japón

Los dos campeones españoles participan, junto a Dani Pedrosa y Toni Bou, en la fiesta de Honda de final de año

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
04/12/2016

 

Como cada año el potente fabricante japonés Honda organizó un fin de semana de ocio y reconocimiento a sus pilotos profesionales, los que defienden el nombre de la marca en los campeonatos más importantes del planeta. Es el denominado Honda Thanks Day, en el circuito de Motegi, propiedad de la firma alada y sede del gran premio de MotoGP, ya que el de F-1 se celebr en Suzuka.

Una treintena de pilotos de todas las categorías compartían un fin de semana y, entre ellos, estaban, cómo no, Fernando Alonso y Jenson Button, Marc Márquez (campeón de 2016) y Dani Pedrosa, o el múltiple campeón del mundo de trial Toni Bou. Además de los pilotos y los principales directivos e ingenieros de Honda.

NUEVOS MODELOS


Durante las jornadas celebradas en el trazado de Motegi, propiedad de la marca alada, se exhibieron también coches y motos del fabricante nipón, modelos antiguos y actuales de competición, y el nuevo y flamante NSX, el último superdeportivo producido por Honda que los pilotos pudieron probar en la pista.

Uno de los momentos más esperados del fin de semana fue la salida a pista de Alonso, bicampeón del mundo de F-1 con Renault, y Márquez, tricampeón del mundo de MotoGP, con las Honda RC213V, el prototipo campeón de la categoría reina que esta temporada ha hecho campeón a Marc y la máquina utilizada por el japonés Hiroshi Aoyama, cuando hace los test, dos RC213V, de enorme potencia.

MARC ACABÓ IMPONIÉNDOSE


Las vueltas eran, lógicamente, de exhibición, pero, tratándose de dos pilotos tan competitivos, rápidamente se pudo ver que la cosa no iba en broma y Fernando empezó a subir el ritmo para intentar picar a un Marc que, en los primeros giros, se mantuvo a rueda del asturiano, para, finalmente, adelantarle y dejar claro que al manillar de un moto es él quien manda.

Pedrosa fue otro de los protagonistas del fin de semana. El de Castellar de Vallés tuvo la oportunidad de subirse, de nuevo, a algunas motos antiguas, como la Honda con la que ganó ocho carreras del Mundial de 125cc entre 2002 y 2003, y con la que conquistó el título esa última temporada en la cilindrada pequeña.