+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Moto GP

 

MUNDIAL DE MOTOGP

Lorenzo recupera los cuernecitos en su 99

Yamaha le sugirió que se los quitase para no ofender al mundo musulman cuando corrían en Asia

 

El nuevo dorsal 99 que Jorge Lorenzo lleva en su Ducati, con cuernecitos. - EL PERIÓDICO

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
16/11/2016

Jorge Lorenzo, tricampeón del mundo de MotoGP con Yamaha y nuevo piloto de Ducati para el año que viene, no solo ha recuperado la sonrisa tras debutar, martes y miércoles, en Cheste (Valencia) con su nueva Desmosedici sino que ha vuelto a su divertido nº 99, aunque con algún retoque. El piloto mallorquín ha contado, al parecer, con el visto bueno de los dirigentes de la firma de Borgo Panigale (Italia) y, se supone, de su patrocinador principal, la compañía de tabaco Phillip Morris (Marlboto), para volver a coronar sus dos míticos y populares 9 con unos graciosos cuernecitos que, según parece, tiene su inspiración en los que ha hecho famosos el lider del grupo rockero AC/DC, Angus Young.
 
YA NO ES UN ÁNGEL

El 99 que hizo famoso Lorenzo y que, incluso, se mantuvo los años en que pudo lucir en sus motos el nº 1 de campeón del mundo, era diferente al actual, ya que el primer 9 tenía una corona de ángel encima y el segundo, estos cuernecitos. Ese diseño desapareció cuando los responsables del equipo Yamaha le sugirieron, de muy buenas maneras, a su campeón que lo quitase, al considerar que podía ofender a los musulmanes cuando el Mundial visitase los circuitos, especialmente, de Asia. Y Lorenzo no tuvo problemas en quitarlos.

Ahora, Lorenzo ha aparecido en los test de Cheste con un 99 totalmente novedoso, ya que ambos 9 tienen unos cuernecitos. Nada de corona de ángel. Podría interpretarse que Lorenzo quiere, en su nueva etapa en Ducati, ser malo, malo, malo de verdad. Casi terrible. Evidentemente, todo esto con un punto grande, enorme, de diversión, de gracia, incluso de superstición.