+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Reivindican soluciones

Afectados por los asaltos en masets de Vila-real se unen para exigir mayor seguridad

Los vecinos de la zona se reunieron ayer y mañana presentarán denuncia colectiva

 

Los vecinos se reunieron para organizarse por los robos que sufren los masets - Manolo Nebot

X. Prera // M. Agost
05/03/2018

Mañana martes será el día en el que los vecinos con masets que han sufrido robos las últimas tres semanas expresarán en el Ayuntamiento de Vila-real su unidad ante esta problemática. Ayer domingo mantuvieron un encuentro en el que decidieron seguir adelante en su frente común para denunciar, de forma colectiva, los asaltos que se suceden en el camí Cuquello, el camí Vell Castelló-Onda y Senda Pescadors.

A pesar de la lluvia, una decena de ciudadanos se juntaron para decidir los pasos a seguir. Están hartos y reclaman más seguridad a quien le corresponda, y ven la opción de poner alarmas en sus viviendas como un complemento, pero no como la medida definitiva para esquivar los hurtos.

Escrito

Para demandar más vigilancia, en la querella grupal, adjuntarán un escrito. «No puede ser que entren como Pedro por su casa, somos muchos los afectados, como nos percatamos en el encuentro de ayer, y las autoridades deben aportar alguna solución», explica a Mediterráneo una de las vecinas afectadas.

De momento, cuentan ya con 7 denuncias y durante la jornada del lunes esperan reunir más para presentarse el martes, a las 13.00 horas, en el consistorio, para registrar los cargos por estos episodios de asaltos en esta zona de las afueras de la ciudad.

Además de los propietarios que han padecido robos, otras personas que, de momento, han tenido más fortuna y residen en estos puntos del término municipal se unirán a las reivindicaciones, ya que tienen miedo ante la posibilidad de sufrir la entrada de los ladrones en sus viviendas.

A plena luz

Los hurtos no cesan y los episodios se suceden desde hace, aproximadamente, tres semanas. Los cacos entran en los inmuebles incluso a plena luz del día. La alarma vecinal es tal que los vecinos buscan juntos lograr una solución a estos casos.