+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la fundació caixa rural cede el edificio santa ana para el centro

Abren la residencia de atención a la salud mental que ofrece 41 plazas

Unas viviendas con supervisión se suman al proyecto que dará trabajo a 30 personas. El alcalde destaca la colaboración entre instituciones para el progreso de la ciudad

 

El alcalde, José Benlloch, asistió a la inauguración de la nueva residencia. - MEDITERRÁNEO

R. D.
08/09/2017

Vila-real cuenta desde ayer con una residencia comunitaria de atención a la salud mental. El alcalde, José Benlloch, junto a miembros de la corporación municipal y la reina de las fiestas, Verónica Fortuño y su corte de honor, asistieron a la inauguración del centro de atención sociosanitaria.

El primer edil destacó que «la colaboración entre entidades y las instituciones públicas es fundamental para el progreso de nuestras sociedades, como lo es también poder poner a la disposición de la ciudadanía nuevos recursos que nos permitan algo tan básico pero tan importante como cuidar mejor de los nuestros».

Benlloch señaló que la residencia «coloca de nuevo a Vila-real como referente en la atención sociosanitaria en la Comunitat». El centro está abierto a la comunidad para facilitar la inclusión social, contando con la colaboracicón de la Fundació Caixa Rural, que ha cedido el edificio de Santa Ana para estas instalaciones, que cuentan con una superficie construida de 1.250 m2, rodeados de 6.500 m2 de jardín y huerto.

REFERENCIA // La encargada de tirar adelante este proyecto es la Fundación Manantial, una de las principales entidades de referencia en la atención a la salud mental en España. Además, abrirán viviendas supervisadas en Vila-real, junto a la residencia, y en Castellón. Los tres centros surgen con el objetivo principal de fomentar la recuperación, la autonomía y la inclusión de las personas con problemas de salud mental y contarán con 30 trabajadores especializados, entre los que se encuentran psicólogos, trabajadores sociales, educadores, terapeutas ocupacionales y auxiliares técnicos sanitarios.

La residencia ofrecerá 28 plazas, distribuidas en 12 habitaciones sencillas, 6 dobles y 2 adaptadas para personas con diversidad funcional mental y física. Las viviendas supervisadas contarán con un total de 13 plazas, poniendo a disposición de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas 41 plazas residenciales.

El principal factor diferenciador de este modelo abierto es que las personas accederán de manera voluntaria y vivirán de forma integrada en la comunidad.

El presidente de la Fundació Caixa Rural, Enric Portalés, apuntó que la apertura es un «hito histórico y una muestra de nuestro compromiso con Vila-real y con el bienestar de las personas».

Por su parte, el presidente del patronato de Manantial señaló que «cooperamos con la Generalitat en el diseño y puesta en marcha de un buen modelo de atención pública a las personas con trastorno mental y sus familias, y la meta es que el 100% de las plazas sean de carácter público».