+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL DISPOSITIVO TIENE UNA ANTIGÜEDAD DE 87 AÑOS

La arciprestal necesita 121.000 € para restaurar su órgano romántico

La escasez de dinero impide su arreglo de una vez y obliga a hacerlo por fases. El instrumento está tan deteriorado que ha dejado de sonar durante las misas

 

El alcalde, José Benlloch; y el edil Emilio Obiol, se han interesado por los trabajos de la primera fase de arreglo. - MEDITERRÁNEO

JOSEP CARDA
04/03/2018

Un total de 121.000 euros es la cantidad de dinero a que asciende el presupuesto de reparación integral del órgano romántico de la iglesia arciprestal de Vila-real. Así lo señala a Mediterráneo el párroco del primer templo local, Javier Aparici, quien reconoce que el instrumento --uno de los más característicos de la provincia de Castellón-- «está muy deteriorado»; tanto que uno de sus dos teclados no funciona, ya sea porque están rotas las teclas o porque las membranas de los tubos están desgastadas y el aparato no alcanza a emitir sonidos.

Una cifra económica, la de 121.000 euros, imposible de asumir por la parroquia, como apunta mosén Javier Aparici, lo que obliga a cometer la reparación del peculiar órgano --que se ubica sobre la puerta de entrada a la iglesia-- por fases (hasta un total de 17), a no ser que algún empresario o institución asuma todo o parte del coste de la restauración. «Como mucho, podemos hacer frente a un gasto para esto de entre 10.000 y 15.000 euros», explica el sacerdote.

Precisamente, y como gesto de apoyo al programa de recuperación de este órgano, el alcalde, José Benlloch, visitó los primeros trabajos de reparación que se acometen en la actualidad, acompañado por el concejal de Patrimonio, Emilio Obiol. Ambos coincidieron en afirmar que, con este aparato en pleno funcionamiento, la iglesia arciprestal San Jaime de Vila-real se convertiría en una de las escasas parroquias con dos órganos tubulares, por cuanto a este ahora averiado se suma el barroco, que sí funciona, tras la restauración que se efectuó con motivo de la exposición de La Llum de les Imatges.

SOLO AL 30% // La finalización de los trabajos que se enmarcan en esta primera fase permitirá que el dispositivo funcione al 30% ó 40% de su capacidad. «De esta forma, al menos, podrá tocarse en las misas», asegura Aparici.

El objetivo final es, no solo reparar aquello que está roto, sino también sustituir la instalación eléctrica que se colocó en la última restauración que se realizó en el año 1986, e instalar material electrónico para optimizar el mismo y mejorar el sonido.