+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

una veintena de personas participan en el taller

Protección Civil se profesionaliza para afrontar accidentes graves

El personal también se prepara para hacer frente al estrés de este tipo de percances. El curso aborda la forma de atender con garantías los sucesos con múltiples víctimas

 

Un simulacro sirvió para poner en práctica el material teórico aprendido. - MEDITERRÁNEO

JOSEP CARDA
03/03/2018

Ofrecer un servicio lo más especializado posible. Esta es la máxima que inspira el día a día del cuerpo de Protección Civil de Vila-real. Y es que los voluntarios de este departamento acaban de finalizar un nuevo curso, esta vez, encaminado a formarles en la atención en los accidentes que tienen múltiples víctimas.

De esta forma, una veintena de personas del organismo, que realizan su labor bajo la coordinación de Ismael Solsona, participaron durante dos fines de semana en el taller impartido en la Escuela de Formación de la Policía Local de Vila-real y en el que, entre otros aspectos, abordaron las actuaciones y pautas a aplicar en aquellos sucesos en los que resultan afectados diversos ciudadanos, tales como acciones de apoyo social, habilidades básicas en emergencias, la aplicación inicial del soporte psicológico o cómo tratar poblaciones específicas, como pueden ser extranjeros, niños, jóvenes, ancianos o ciudadanos discapacitados.

Pero el taller también sirvió para incidir en los elementos a tener en cuenta para garantizar la autoprotección de la salud mental de los voluntarios --ante incidentes que son traumáticos-- o minimizar los efectos del estrés antes, durante y después de la respectiva intervención.

SIMULACRO // Una vez finalizado el ciclo formativo se llevó a cabo un simulacro de accidente de autobús, donde los asistentes pudieron aplicar lo aprendido y donde comprobaron «el grado de asimilación a los voluntarios», explica Solsona, quien añade que el personal «se enfrentó a diferentes situaciones, teniendo que atender a los damnificados menos graves, sin necesidades médicas de urgencia y valorando las secuelas que pueden tener las personas que sufren este tipo de accidentes, a pesar de no observarse daños físicos visibles», detalla.

«Con estas iniciativas se logra que el voluntariado sea capaz de cubrir las expectativas que la población tiene puesta en ellos, con víctimas en distintos estados y situaciones que requieren, al mismo tiempo, atención y cuidados diferentes. En este tipo de emergencias hay que organizar los espacios para que la información llegue fidedignamente», añade.