La población española está muy concienciada con la alopecia. Su impacto emocional, tanto a nivel masculino como femenino depende del tipo de alopecia, y en los últimos años ha aumentado el número de mujeres en las consultas de tricología.

Estamos hablando de la pérdida capilar. Existen más de 100 tipos de alopecia, pero entre las más frecuentes se encuentran el efluvio telógeno, la alopecia areata, la alopecia frontal fibrosante y la alopecia androgénica.

Te puede interesar: ¿Cómo saber si se me está cayendo demasiado pelo? ¿Se puede evitar?

Los hombres, los más afectados

Los hombres, los más afectados Este último tipo de alopecia, la androgénica, es la más habitual.

Afecta hasta a un 50% de los hombres a los 50 años, mientras que en las mujeres este porcentaje se reduce a entre un 5 y un 10%.

Los factores responsables de este tipo de calvicie son hereditarios, pero también provienen de una acción androgénica sobre los folículos pilosos.

Tratamientos para la alopecia androgénica

Tratamientos para la alopecia androgénica Son muchos los hombres y también mujeres para los que la pérdida de pelo supone un verdadero problema.

La búsqueda de soluciones para aumentar la densidad del cabello es una de las preocupaciones de los médicos especializados en dermatología.

Entre los tratamientos más usados porque han demostrado buenos niveles de eficacia están los fármacos antiandrógenos, el minoxidil o los injertos capilares.

 

Fármacos antiandrógenos

Fármacos antiandrógenos Este tipo de fármacos inciden en la acción de las hormonas en la raíz folicular. Se suelen utilizar la finasterida o dutasterida.

Hablamos de fármacos seguros con pocos efectos adversos, aunque sus resultados se van viendo a largo plazo.

Se suelen administrar vía oral, aunque también se están infiltrando en el cuero cabelludo.

Este es el caso de la mesoterapia con dutasterida, un tratamiento de segunda línea en forma de microinyecciones directas en el cuero cabelludo y que tal y como afirma este dermatólogo, está revolucionado la práctica privada.

Para el tratamiento de este tipo de alopecia en mujeres, los antiandrógenos más novedosos y con buenos resultados son la espironolactona y la bicalutamida oral.

«Ambos fármacos mejoran no solo la densidad capilar, sino también la seborrea, el acné, el hirsutismo y otros signos de hiperandrogenismo», apunta también el coordinador del Grupo Español de Tricología de la AEDV.

Minoxidil, el más utilizado

Minoxidil, el más utilizado Es un producto tópico que, aplicado en líquido, spray o espuma, «estimula el crecimiento capilar engrosando los cabellos finos».

A pesar de requerir un uso diario para conseguir el efecto deseado, se trata de un tratamiento muy efectivo y seguro. Además, esta indicado tanto para hombres como para mujeres.

Como novedad, el minoxidil también se administra oralmente.

Otros tratamientos

Otros tratamientos Pero estas no son las únicas alternativas a la pérdida del pelo.

Existen otra serie de terapias para combatir la alopecia como las inyecciones de plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento.

O el más conocido trasplante capilar, una técnica quirúrgica poco invasiva, que aunque no detiene la caída, si recupera la densidad capilar, dando al paciente un aspecto muy natural.