La nueva movilidad ha traído a Castellón un auge del interés por los vehículos de dos ruedas, y ya no solo la bicicleta, sino, especialmente, la moto. El registro de ventas en la entrada en este 2021 ha supuesto plantarse en una auténtica primavera de récord con 521 motocicletas matriculadas en la provincia, de enero a abril --y principalmente, en este último mes--, con un dato que es el más elevado en un primer cuatrimestre si se toman los últimos cinco ejercicios.

Balance en Castellón

Balance en Castellón Juan Carlos Gozalbo

El presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Castellón, Fernando Alonso, apuntó que «se ha notado en la provincia que las solicitudes para sacarse el carné de moto van a más. Es cierto que a veces se pide por tema laboral, para oposición de Policía o Correos. O se compra por la comodidad de aparcar para hacer gestiones o ir a trabajar en una ciudad. Pero quitando esto creo que es más un vehículo de capricho, para el que le gusta hacer salidas el fin de semana. No sé si hay más disponibilidad económica para esa compra, tras la pandemia. Se han apuntado bastantes».

De hecho, en internet, muchas autoescuelas promocionan especialmente este tipo de carné en sus portales con fotos de rutas de moteros por la montaña. 

Roberto Branchadell, de la autoescuela Ronda Sur de Castelló, explica que «el carné A2 para motos de más cilindrada es donde más ha subido la demanda. El perfil del alumno tiene entre 25 y 30 años, y experiencia en conducción». Añade que «es un carné muy estacional, y crece el interés por obtenerlo con la primavera y el buen tiempo, pues coincide que hay más matriculaciones».

Otra cosa son los adolescentes en scooters, que cada vez se ven menos. Alonso distingue aquí entre la situación en la capital y en otras poblaciones de mediano tamaño. «El ciclomotor, en las ciudades, como Castelló y en otras de toda España, se ha notado que va a menos. La gente usa más transporte público (Bicicas, TRAM..) o el patinete eléctrico, y se ahorran ese dinero. En los pueblos sí que se mantiene estable porque va bien para desplazarse al instituto, entre localidades, etc».

En la misma línea, Branchadell apunta que el carné A1 para conducir motos de hasta 125 de cilindrada recibe a «un público más joven, de 16 años, pero en Castelló ciudad se saca poco. Hace 20 años era más normal que los adolescentes se movieran en moto. Ahora no tanto. En Vila-real, Burriana, etc. sí que se sigue sacando porque utilizan este medio, por ejemplo, para ir a Castelló».

La Asociación Nacional de Empresas del sector de dos ruedas, que preside Ramón Bosch, ha detectado un alza de la moto «en la nueva movilidad, pues permite el distanciamiento social, contribuyendo a la descongestión del tráfico y cubre amplios rangos de distancia. Es necesario favorecer medidas como habilitar zonas 30 (km/h) fuera de las ciudades.