Hispania Nostra, asociación sin ánimo de lucro declarada de utilidad pública, que tiene como finalidad la defensa, salvaguarda y puesta en valor del patrimonio cultural y natural de España, ha publicado un listado, la Lista Roja, que alerta sobre aquellos elementos patrimoniales que se encuentran "sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores, al objeto de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración". Son, en total, 903 edificios o estructuras las que a juicio de esta entidad están en peligro, y cuatro de ellas se encuentran en Castellón.

Una es el castillo de Montornés, que está "abandonado y en progresivo desmoronamiento", y cuyo estado es calificado de "ruina". Como indica la ficha que maneja Hispania Nostra, se trata de un castillo del siglo X edificado por los árabes sobre otras construcciones de origen romano. Fue conquistada temporalmente por El Cid en el año 1094 y Jaume I la reconquistó definitivamente en el año 1233.

Rescatan en el castillo de Montornés a un hombre y a su hija de seis años

"Era un castillo de grandes dimensiones, cuya imagen aún resulta impresionante a pesar de que quedan pocos restos, como algunos lienzos de muralla, restos de aljibes y dependencias, así como buena parte del sistema de entrada y dos de sus torres vigía, construidas en piedra caliza", detallan desde la asociación.

Continuos desprendimientos

El segundo elemento patrimonial castellonense en peligro es la ermita del Calvario de Canet lo Roig, que está "arruinándose por abandono". Entre los problemas que presenta está que parte de la cúpula y de un muro se han hundido, que el exterior de la cúpula presenta una grieta de grandes dimensiones y que "sigue sin ser restaurada y se están produciendo continuos desprendimientos interiores y exteriores". Por si fuera poco, ha sido objeto de vandalismo y de pintadas.

Ermita de Canet lo Roig. MEDITERRÁNEO

La ermita, que tiene la consideración de Monumento de Interés Local por parte de la Generalitat, es un "ejemplo de la arquitectura ilustrada barroca valenciana del siglo XVIII", destacan en Hispania Nostra.

El tercer elemento patrimonial en peligro es el recinto amurallado de Torralba del Pinar. Las razones de su inclusión en la Lista Roja son su abandono y la "destrucción por el derribo de las viviendas anexas". "Aún se pueden apreciar restos arquitectónicos del amurallamiento medieval (siglos IX y XIII), confundidos con el caserío existente", indican desde la asociación respecto a este Bien de Interés Cultural (BIC).

Parte de la antigua muralla de Torralba del Pinar. MEDITERRÁNEO

El cuarto y último es el castillo de Azuébar, de origen islámico, del siglo XII con transformaciones cristiana. En este sentido, una de las torres sufrió daños durante el temporal Gloria, que azotó la provincia el pasado mes de enero.

Imagen reciente del castillo de Azuébar. MEDITERRÁNEO