La Comunitat Valenciana y parte de la Península Ibérica podría haber comenzado ya a verse afectada por la nube invisible de dióxido de azufre provocada por la erupción volcánica de Cumbre Vieja en La PalmaLas estimaciones del sistema de vigilancia atmosférica de la UE Copernicus apuntan a que la nube de azufre afectará hoy a la Comunitat Valenciana y al resto de regiones costeras.

Además de la nube del volcán de la Palma, el sistema Copérnicus también permite conocer el avance de la nube de la otra erupción volcánica que ahora mismo se está registrando en Europa. El volcán Etna, en Sicilia, también está expulsando gran cantidad de gases a la atmósfera. En este caso, los vientos están empujando esa nube de gas hacia el este y las imágenes por satélite confirman que el penacho volcánico de la erupción ha llegado ya a Siria y hasta incluso a Afganistán.

Peligros de la nube de azufre

El dióxido de azufre (SO2) de la erupción volcánica en la isla de La Palma puede provocar, en altas concentraciones, irritaciones en las mucosas, lagrimeo, inflamaciones pulmonares o incluso bronquitis, alveolitis y neumolitis, tal como advierten desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica. El jefe de Sección de Neumología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz Germán Peces-Barba, explica que los gases que emite el volcán son dañinos para la salud de la población general en altas concentraciones.

Por el momento, la Agencia Estatal de Meteorología de España (Aemet) detectó este martes en el centro de investigación atmosférica de Izaña, en Tenerife, la llegada de dióxido de azufre con picos de hasta 20 partes por billón, hasta 400 veces por encima del "valor normal" en esa zona, a 2.371 metros de altitud. En todo caso, según la Aemet, esta concentración "no supone un riesgo para la salud" porque se trata de "una medida puntual".

La lava del volcán sigue su camino hacia la costa, pero parece que no llegará al mar Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

Llegada a la península

La previsión es que la erupción volcánica emita una elevada cantidad de dióxido de azufre a la atmósfera que llegará el viernes a cubrir buena parte de la península Ibérica, casi todo Marruecos y Túnez y las costas mediterráneas de Francia, Italia, Argelia y Libia. Los expertos coinciden en que la dispersión de este gas por la atmósfera desde el punto de la erupción volcánica hasta su llegada a la península ayuda a que su concentración se rebaje y sus efectos nocivos se atenúen. Se trata de partículas en suspensión que han ascendido a las capas más altas de la atmósfera. Los vientos las están esparciendo y rebajando por lo que el riesgo para la salud y la posibilidad de lluvia ácida es muy bajo.

El riesgo real de este gas está en las zonas más próximas a la erupción.

Te puede interesar:

Medidas de seguridad

La doctora del Servicio de Neumología del hospital de Asturias y responsable del área de Medio Ambiente de la Separ, Cristina Martínez, ha explicado que deben tener especial atención y cuidado los pacientes cardiovasculares crónicos, los asmáticos y los que padezcan enfermedades pulmonares, además de los ancianos y bebés. En los casos más graves, este tipo de gases pueden llegar a provocar broncoespasmos. "Pedimos que solo se exponga el personal indispensable y siempre con medidas de protección, y con vestimentas que se puedan quitar antes de llegar a casa", explica esta doctora.