Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el negocio del sexo en la era del coronavirus

El perfil de las prostitutas en Castellón

En la mayoría de los casos son rumanas y nigerianas con hijos

Imagen de una mujer ejerciendo la prostitución en el Caminàs.

Imagen de una mujer ejerciendo la prostitución en el Caminàs.

Las mujeres atendidas en el proyecto IMMA están mayoritariamente ejerciendo la prostitución callejera. El año pasado atendieron a 287 féminas, con edades comprendidas entre los 18 a los 67 años, aunque destacaba la franja de 25 a 39

El 86.49% eran inmigrantes, por país de origen destacaron: Rumanía (57%) y Nigeria (17%). Mayoritariamente eran madres (76%), aunque hay que destacar que la mayoría tenían a sus hijas e hijos en el país de origen al cuidado de terceras personas, principalmente la abuela materna o una hermana, a veces la pareja a quien envían una cantidad importante de dinero semanal o mensualmente para manutención y gastos escolares. Visibilizar que el 7,33% de mujeres se reconocen transgénero.

Prostitución en el Caminàs de Castelló Mediterráneo

Calle, pisos y clubes

La mayoría de las mujeres atendidas ejercen en el camino Caminàs, un foco histórico de la explotación sexual femenina en la provincia, que va desde Almenara a Castelló. Por ejemplo, es muy habitual ver a mujeres ejerciendo en zonas agrícolas de Nules. Los otros espacios donde se ejerce son clubes y pisos particulares. Cada vez hay menos prostíbulos en la provincia debido, entre otros motivos, al hecho de que la carretera nacional 340 haya perdido su seña de identidad como el eje vertebrador a favor de la autovía o la autopista, ahora liberalizada. Actualmente, operan como tales una docena de establecimientos.

Esta actividad, que vivió un estallido importante en la época de bonanza económica, ha dejado poco a poco el espacio común y los rótulos llamativos para evitar las miradas y elegir espacios más privados, como pisos particulares. Se contacta a través de foros y páginas web de contactos. Las nuevas tecnologías son un aliado.

Imagen de una prostituta en el Caminàs, a la altura de Castelló. Mediterráneo

Adicciones

En general, estas mujeres no presentan adicciones, aunque muchas hacen uso de sustancias para enfrentarse a la situación de prostituirse. También comentan que los propios clientes las incitan al consumo antes de un servicio, según explica la directora de Programas de la Fundación Salud y Comunidad, Belén Sánchez. Esta entidad, cuyo proyecto IMMA está sostenido con fondos de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, el Ayuntamiento de Castelló y la Diputación provincial, se encarga a través de un equipo especializado de acudir directamente a las zonas de ejercicio de prostitución. Realizan tareas de apoyo, atención sanitaria y un proyecto de inserción laboral y formativo para el empleo, que está teniendo muy buenos resultados. 

Compartir el artículo

stats