Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Para ganar eficiencia y sostenibilidad

La Ciudad de la Justicia de Castelló ahorrará 500.000 euros con 573 paneles solares

Conselleria desarrolla la segunda mayor instalación fotovoltaica en una sede judicial. La inversión, de 236.000 euros, cuenta con financiación de fondos europeos Feder

La instalación fotovoltaica ocupará gran parte de la cubierta del edificio judicial de Castelló.

La instalación fotovoltaica ocupará gran parte de la cubierta del edificio judicial de Castelló.

La Ciudad de la Justicia de Castelló ahorrará más de 500.000 euros en la factura de la luz con la próxima puesta en marcha de los paneles fotovoltaicos que instala estos días la Conselleria de Justicia en la cubierta del edificio con tal de aumentar la sostenibilidad y eficiencia de la infraestructura judicial de la capital de la Plana.

La cubierta de la Ciudad de la Justicia, una vez completados los trabajos durante el mes de diciembre, albergará 573 placas solares, convirtiéndose así en la segunda mayor instalación de este tipo en un edificio público judicial, solo por detrás de la sede homóloga de València, que con una intervención similar que concluyó en agosto fue dotada con hasta 1.100 paneles fotovoltaicos.

Toda esta actuación en Castelló cuenta con un presupuesto de 236.207 euros, los cuales están financiados con los fondos europeos Feder para el desarrollo a través del proyecto impulsado por el departamento autonómico que encabeza Gabriela Bravo.

El impacto

Los 573 paneles de 330 voltios contarán en su conjunto con una potencia de 189,2 kilovatios con la que abastecer la sede de tres plantas y donde trabajan unos 570 funcionarios. 

A escala real, la energía generada supondrá un ahorro real de un 15% del consumo energético que realiza la edificación, lo que en términos económicos se corresponde con los 500.000 euros al año anteriormente mencionados.

"La sostenibilidad ya no es una opción, es una obligación"

Gabriela Bravo - Consellera de Justicia

decoration

La consellera Gabriela Bravo puso en valor que para su departamento «la sostenibilidad ya no es una opción, es una obligación», razón por la que apuestan «por las energías renovables y de autoconsumo como demuestra esta instalación de 573 paneles solares».

Al mismo tiempo, la dirigente autonómica concretó que «al finalizar la obra en el mes de diciembre conseguiremos reducir la huella de carbono del edificio de la Ciudad de la Justicia de Castelló en 200 toneladas de dióxido de carbono al año, es decir, el equivalente a lo que absorben 700 árboles adultos durante todo un año».

 «Esta actuación supone un cambio de modelo con el que por una parte mejoramos la eficiencia energética del edificio y por otra contribuimos a mejorar el confort de los usuarios y de los profesionales», concluyó la propia Bravo.

Más actuaciones

Justicia impulsa otros proyectos destinados a reducir el impacto ambiental. En el 2020 se invirtieron 42.000 euros para la sustitución del sistema de climatización y también se actuará sobre la iluminación. 

Compartir el artículo

stats