Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA PROBLEMÁTICA DEL EMPLEO ESTACIONAL

Casi nueve de cada diez contratos nuevos en Castellón son temporales

Solo el 13% de las incorporaciones a empresas firmadas en la provincia tienen un carácter indefinido. Sindicatos urgen al Gobierno la reforma prevista para castigar la eventualidad por la precariedad asociada

Una mujer consulta las ofertas de empleo ofrecidas por una agencia de trabajo temporal ubicada en la provincia (archivo).

El 87% de los nuevos contratos firmados en Castellón el pasado mes, o lo que es lo mismo, nueve de cada diez incorporaciones a empresas fueron temporales.

La estadística del Ministerio de Trabajo, a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), refleja que de las 22.469 contrataciones registradas, 19.552 recurrieron a fórmulas eventuales como obra o servicio, circunstancias de la producción o interinidad. Apenas 2.671 acuerdos entre trabajador y empresa fueron indefinidos.

Un escenario ante el cual el Gobierno central, tal y como avanzó el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, pretende tomar cartas en el asunto para penalizar los abusos en la contratación temporal y tratar de desincentivarla. Una acción que responderá, en parte, a la advertencia de Bruselas sobre esta misma problemática. Y es que el ejecutivo central plantea incrementar la cuota empresarial por contingencias comunes, en especial en los contratos con una duración por debajo de cinco días que en la provincia rondaron los 700 solo durante el mes pasado.

Tendencia

Pese a seguir siendo elevados los datos, el peso de la industria en Castellón permite que la provincia se sitúe entre los territorios que menor temporalidad sufren dentro del suelo nacional, si bien los sindicatos también acumulan años batallando por tratar de revertir la problemática.

El secretario general de UGT en Castellón, Francisco Sacacia, analiza a este diario que la situación «genera precariedad y no es garantía de un empleo de calidad», por lo que confía en que la reforma planteada por el Gobierno de Pedro Sánchez sirva para «algo más que un cambio estético», ya que «se ha jugado mucho con la contratación temporal, más allá de algunos puestos puntuales que pueden estar justificados».

Por su parte, su homólogo de Comisiones Obreras (CCOO), Albert Fernández, insiste en el carácter histórico de la reivindicación sindical de afrontar esta problemática. «Llevamos mucho tiempo detrás de que se penalice la temporalidad, porque es motivo de precariedad e inestabilidad para los trabajadores, a la vez que impide desarrollar proyectos vitales», defendió Fernández.

Sectores

Ambos coinciden en que existe un problema estructural que contribuye a aumentar los contratos con una duración determinada en la provincia. Se trata de la estacionalidad que sufren algunos sectores, como el turismo y la restauración, cuya temporada se centra durante el periodo estival, o también la agricultura, condicionada a la extensión de la campaña de los cítricos, lo que lleva a una gran cantidad de contratos limitados a los meses de cultivo, recolección y distribución.

Por sexos, ni mujeres ni hombres eluden la afección de los contratos de corta duración. Sin embargo, por franjas de edad, sí que reluce que son los jóvenes los que más padecen esta inestabilidad, siendo los menores de 25 años los más afectados en ambos sexos. A la contra, son las personas de entre 40 y 44 años las que esquivan más la temporalidad.

Será necesario aguardar para ver sí la reforma del Gobierno aporta la estabilidad requerida por todos los sindicatos. 

Compartir el artículo

stats