Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

71 municipios de Castellón han perdido población en 20 años: mapa interactivo

71 localidades castellonenses han visto mermada su población en 6.161 vecinos entre 2001 y 2021.

Una persona mayor, apoyándose en su bastón.

Más de la mitad de los municipios de la provincia de Castellón (52,59%) ha perdido habitantes en los últimos 20 años. Así se desprende de las últimas cifras definitivas del Instituto Nacional de Estadística. La revisión del Padrón municipal revela que 71 localidades castellonenses de tamaño pequeño y mediano han visto mermada su población en 6.161 vecinos entre 2001 y 2021

Interior y prelitoral

Como explica Francisco Javier Soriano, profesor de Geografía de la Universitat Jaume I, del análisis se extrae que «los municipios de montaña y de comarcas prelitorales continúan perdiendo población. La tendencia no revierte y parece inexorable e imparable». 

En general, señala, «pierden más población los municipios más grandes (casi un 70% de las pérdidas proceden de municipios con más de 500 y 1.000 habitantes en 2001). A la Serra d’Engalcerán, por ejemplo, le ha supuesto bajar de los 1.000 habitantes que tenía a principios del año 2001.

Bajan de los 500

Pueblos que hace dos décadas rebasaban los 500 habitantes y ahora se han quedado por debajo. Es el caso de Cinctorres y Forcall

Bajan de los 100

Además, la cifra de municipios amenazados con dejar de superar el umbral de los 100 habitantes sigue aumentando. Ya hay municipios que han perdido esta condición. Es el caso de Fuentes de Ayódar, Herbers, Matet y Villamalur, que ya no superan los 100 vecinos.

Futuro preocupante

Soriano considera que, a tenor de estas cifras, el futuro de algunos municipios continúa siendo «bastante preocupante». «Culla, por ejemplo, a pesar de todos los esfuerzos realizados por el ayuntamiento y su evidente potencial (turístico, ganadero, agrícola, forestal...), pierde más de 200 habitantes en 20 años», advierte.

"El futuro de algunos municipios continúa siendo bastante preocupante"

decoration

Las causas

Soriano señala que «la causa del descenso demográfico debe ser doble: fallecimientos (buena parte de los municipios afectados son los más envejecidos de la provincia y, además, puede incrementar las cifras la pandemia) y nuevas salidas de población (éxodo rural o emigración hacia poblaciones vecinas o más lejanas).

«Las soluciones son complejas --señala Soriano, pero está claro que la política territorial tiene mucho que hacer para intentar revertir esta situación», manifiesta.

Los alcaldes atribuyen esta problemática a la falta de oportunidades laborales, así como el envejecimiento de la población y los problemas en comunicaciones o acceso a servicios. No obstante, también han apreciado una mejoría después de la pandemia.

Acceso al empleo estable

Así la alcaldesa de Matet, Rosa María Guillermo, explica que una de las razones es la falta de empleo estable. «No hay industria, y la gente tiene que irse a otros sitios a trabajar y cuando pasa eso al final resides cerca del trabajo», apunta. «Ha venido un matrimonio nuevo a vivir con un nene y una familia que son tres pero también ha fallecido gente, estamos más menos igual», en torno a los 80 vecinos. «Participamos en el programa Reviu, nosotros sí que damos trabajo pero lo que sale son subvenciones del Servef o de Diputación, contratos temporales no empleo estable», señala la munícipe.

La escuela como atractivo

Por su parte, la munícipe de Cinctorres, Mireia Mestre la gente se ha marchado a la universidad y se ha quedado en las grandes ciudades. Los empleos para gente formada en la comarca en general durante un tiempo fueron más escasos a menos que fueras emprendedor, aunque ahora haya más. A su vez, las comunicaciones tampoco han sido buenas para instalar mucha industria con carreteras estrechas y con curvas difíciles para el transporte por carretera. No obstante, estamos notando mejoría por la implantación del teletrabajo y el trabajo del CRA Celumbres, escuela rural innovadora que trabaja sobre proyectos educativos, lo que hace que muchas parejas jóvenes que piensan instalarse en la comarca. Este año hemos ganado cuatro habitantes. Hubo años que no nacían niños y ahora todos los años lo hacen un par o tres", añade.

"Hubo años que no nacían niños y ahora todos los años lo hacen un par o tres",

decoration

El alcalde de Herbers, Dani Pallares, atribuye el descenso a la falta de oportunidades laborales para los jóvenes en un municipio agrícola y ganadero y la problemática de acceso a la vivienda. Aun así, señala que en el último año han ganado 9 vecinos. «Gente que se jubila se vuelve a vivir al pueblo», indicó, añadiendo que la calidad de vida es mucho mejor y que trabajan por asentar poco a poco a población joven y dar servicios». 

«Gente que se jubila se vuelve a vivir al pueblo»

decoration

Por último el primer edil de Culla, Heredio Bellés, señala que la merma se produjo porque «era más cómodo marcharse a vivir a la capital que quedarse aquí. No obstante, en los últimos 5 años, tras la pandemia recuperamos 50 personas pero hemos vuelto a perder 20 por gente que se ha muerto o fallecido. «El arreglo no es fácil, porque uno que ha marchado es difícil que vuelva», advirtió. «Turísticamente estamos muy bien, pero montarse un negocio tienes que hacer una inversión, y es más fácil en la ciudad», concluyó.  

«Turísticamente estamos muy bien, pero montarse un negocio tienes que hacer una inversión, y es más fácil en la ciudad»

decoration

Compartir el artículo

stats