Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDIO AMBIENTE

Los planes locales de prevención de incendios cogen carrerilla en Castellón

El 80% de los pueblos de ya tiene el documento y solo dos aún no lo han iniciado

Los bomberos del Consorcio trabajan en la extinción de un incendio en Vila-real

Los planes locales de prevención de incendios forestales (PLPIF) cogen carrerilla. Si hace seis años, 114 municipios de la provincia de Castellón carecían de este documento, ahora la tendencia se ha invertido. Según la Conselleria de Agricultura, en estos momentos ocho de cada diez ya cuentan con este trámite, obligatorio para los 135 localidades castellonenses. En concreto, son 109 las que ya lo tienen aprobado. Otras 24 lo tienen en tramitación y solo dos están pendientes de presentarlo.

Salto en seis años

Pero ¿qué ha sucedido para que se haya producido este acelerón? Básicamente la concesión de subvenciones por parte de la Conselleria de Mireia Mollà para estimular su confección. Estos planes son obligatorios desde el año 2005, pero a mediados de 2016 solo habían sido aprobados 11.

Ayudas

Si los municipios avanzaban a paso de tortuga en el cumplimiento de este trámite era por la escasez de recursos. Muchos de ellos son poblaciones pequeñas, que o no tienen medios o cuentan con un ajustado presupuesto, con lo que tenían que recurrir a una consultoría. Es por eso que la Conselleria lanzó una línea de ayudas para los consistorios, a la vez que les facilitó asesoramiento.  

Subidón en 2021

A raíz de esto, en abril del año pasado por ejemplo se alcanzó la cifra de 58 municipios con PLPIF. El verdadero salto se dio en el 2021, con más de 80 autorizados en Castellón, pues en 2020 se aprobaron 10 y en años anteriores el ritmo era de cero, uno o, como máximo dos al año.

¿Para qué sirve?

Y ¿por qué es tan importante contar con este plan? Según los expertos, este documento recoge las acciones que los departamentos de prevención tienen que hacer para minimizar el riesgo de incendios, con recomendaciones de los técnicos. Además, incluye toda la información relevante en caso de emergencia, de forma que resulte más fácil intervenir conociendo los puntos de recarga de agua o las áreas más complicadas de acceso, zonas abandonadas... 

Zonas urbanas próximas a masa forestal

Esto resulta muy relevante para los profesionales de extinción. Por ejemplo, se incluyen fichas sobre las áreas de interfaz urbana forestal para que se conviertan en zonas más seguras. Al mismo tiempo, incrementa las oportunidades de control ante un fuego forestal al adaptar las infraestructuras preventivas existentes o mediante otras de nueva creación. También permite generar ecosistemas más resilientes al fuego o proponer mecanismos de sensibilización a la ciudadanía. 

Compartir el artículo

stats