Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INCLUSIÓN

El Ayuntamiento decidió dejar de prestar el Menjar a Casa al no apreciar vulnerabilidad en los beneficiarios

Un informe técnico emitido por la jefa del Negociado de Atención a la Dependencia y Discapacidad justifica la decisión de prescindir del servicio

servicio menjar casa personas mayores GVA

El Ayuntamiento de Castelló decidió dejar de prestar el Menjar a Casa al no apreciar vulnerabilidad en los beneficiarios. Un informe técnico emitido por la jefa del Negociado  de Atención a la Dependencia y Discapacidad justifica la decisión de prescindir del servicio, que fue remitido desde el Ayuntamiento a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas justifica las razones por las que el consistorio no considera conveniente continuar con la prestación del Menjar a Casa y el Major a Casa desde el ámbito municipal.

Así, en el documento, al que ha tenido acceso Mediterráneo, se hace referencia a que las usuarias son personas con un nivel de renta adecuado (según se desprende de la renta per cápita de los beneficiarios a lo largo de estos años que obran en los expedientes), aunque deja claro que los recursos económicos no condicionan la concesión del servicio. Asimismo, se argumenta que cualquier ciudadano puede acceder con tan solo cumplir el requisito básico de edad, 65 años. Es decir, "no es un servicio destinado a cubrir situaciones de necesidad, vulnerabilidad y/o riesgo de exclusión social".

No obstante, se matiza que en el caso de existir personas que presenten situación de necesidad, vulnerabilidad y/o riesgo de exclusión social y precisen la realización de este tipo de tareas se valorará la concesión del Servicio de Ayuda a Domicilio municipal.

El servicio ha dejado de prestarse desde este viernes 1 de julio, sin haber recibido los usuarios ninguna notificación desde el Ayuntamiento. Ha sido la empresa que se encarga a diario de llevar este programa a los hogares de las personas mayores la que les ha informado.

El menú

El informe, además, advierte que se han producido numerosas bajas voluntarias motivadas por no ser el menú del agrado del usuario. Atendiendo a dicha circunstancia y a la frecuencia de este motivo en las bajas voluntarias, el Ayuntamiento realizó una cata de los menús durante 2 semanas, concluyendo que los menús eran correctos, adecuados y cumplían los requisitos atendiendo a la población destinataria. Por ello, considera que las personas usuarias tienen un elevado nivel de exigencia y que la demanda del servicio no siempre responde a una necesidad real.

La iniciativa privada puede prestarlo

También se advierte que el servicio comenzó a prestarse hace 17 años, cuando la posibilidad de poder disponer de comidas preparadas en establecimientos de la ciudad no era habitual. No obstante, en la actualidad existe una amplia variedad de establecimientos en los que se pueden adquirir comidas preparadas, incluso en supermercados de proximidad.

Asimismo, se hace constar que en el sector privado hay empresas que ofrecen este tipo de servicios o similares, que son susceptibles de ser contratados por las personas para continuar recibiendo servicios de características iguales o similares. 

Sin lista de espera

A su vez, se alega el escaso número de plazas en ambos servicios que no siempre se cubren y que, en ocasiones, en Major a Casa no ha habido lista de espera, ni tampoco las plazas han estado ocupadas en su totalidad, pues al ser informada la persona del precio a pagar (ya que es un copago), en numerosas ocasiones no lo solicitaban, verbalizando en las oficinas de información de los servicios sociales que con ese precio podían contratar a una persona que les supliera dichas tareas.

Complejidad jurídica

Ya en el ámbito de la gestión, desde el Negociado, se argumenta que la complejidad del planteamiento técnico y jurídico de dichas contrataciones se ve incrementada por la necesidad de aprobar paralelamente una Ordenanza que regule el cobro por el Ayuntamiento del precio público a abonar por el usuarios/a así como la gestión durante la vigencia de los contratos del cobro de los mismos.

Reacciones

Por su parte, la Federación Coordinadora de Entidades Ciudadanas de Castellón ha solicitado al Ayuntamiento de Castelló que dé una explicación del por qué se cesa este programa de ‘Major a casa’, dejando de lado a las personas mayores dependientes, y que, para muchas de las cuales, era la única comida digna al día. También reclama que se les devuelva el servicio. 

La entidad reclama al consistorio que estudie el problema que se va a generar ahora con un IPC al alza y que se ve reflejado en los costes de productos básicos como los alimentos, y se devuelva el servicio , mejorándolo incluso, en cuanto al porcentaje que tiene que tuvieran que abonar los más necesitados.

Recuerda que el programa Major a casa es un servicio con la fórmula de copago del usuario, aportando este un 34% del coste para la financiación del programa, la Generalitat valenciana un 42% y el ayuntamiento correspondiente el 34 %. "Este servicio viene realizándose ininterrumpidamente por parte del Ayuntamiento de Castelló de la Plana durante años dando un gran servicio a personas mayores dependientes. Dicho servicio, incluido en un programa dirigido a mejorar las condiciones de vida de las personas mayores dependientes que permanezcan en su domicilio, facilitándoles los servicios básicos, como la comida diaria, el lavado de ropa de cama y baño, así como la limpieza del hogar, lo que contribuye de forma decisiva a mejorar su salud, bienestar y calidad de vida", argumenta la Federación. 

Compartir el artículo

stats