Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LAS TARIFAS SON LAS MÁS ALTAS DE LOS ÚLTIMOS SIETE AÑOS EN LA PROVINCIA CASTELLONENSE

El alquiler de apartamentos en Castellón, por las nubes en el primer verano poscovid

Los precios han subido por la fuerte demanda. Arrendar un piso junto a la playa fuera de temporada vale 4 veces menos

Anuncios. Carteles de ‘Se alquila’ en bloques de segunda residencia en la localidad de Peñíscola. MARIA JOSÉ SÁNCHEZ

El coste de alquilar un apartamento junto al mar está disparado este verano en toda España y Castellón no escapa a esta subida. «Se observa un incremento en los precios por tratarse del primer verano sin limitaciones por el covid, lo que ha generado un aumento de la demanda en general, tanto nacional, que es la que predomina; como extranjera en el litoral norte de la provincia, tras años de ausencia por las restricciones de movilidad internacional por la pandemia», explicó Mercedes García Higón, delegada de la sociedad de tasación inmobiliaria Tecnitasa en Castellón. «Otro factor es el aumento del IPC y de los costes, que también han intervenido en esta subida», añadió García.

«Sí que estamos notando un repunte de precios del alquiler turístico. Es lo que piden los propietarios. Otra cosa es que se pague. En Benicàssim un apartamento que otro verano costaba 2.000 euros al mes, ahora el dueño exige 3.000», manifestó el presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (Coapi) en Castellón, Francisco Nomdedeu. 

El informe de Tecnitasa publicado este verano apunta que en Castellón de media los apartamentos estivales --de 70 m2 de superficie, en primera línea de playa y para una semana de agosto-- se han encarecido un 4%. Con todo, es la cuarta provincia donde el repunte, que lo hay, es menor por ejemplo que Tarragona, con la mayor subida, del 15%, de un año para el otro. A veces el precio varía según la ubicación, los servicios y duración (si es por quincenas o meses, o todo el estío).

Mapa del alquiler de apartamentos estivales en Castellón. Mediterráneo / Luis Martín

«Debido a la situación económica la duración predominante es la quincenal o semanal», indicó García, quien apuntó que en ciertos enclaves se han producido récords de precios de alquiler, siendo los más altos desde el 2015.

El destino donde veranear en apartamento es más caro en este 2022 es Peñíscola (con 950 euros por semana, frente a los 900 del 2021 y los 700 euros del 2015). La comparativa 2022-2015 sitúa en segundo lugar a Orpesa (ahora por 850 euros, son precios máximos frente a los 475 de hace siete años); Alcossebre (ahora, 850, y antes, 700); Benicàssim (ahora, 750, y antes, 450); Vinaròs se ha mantenido verano tras verano en los 500 euros; y Moncofa, empezó con 300 y ahora está por 500.

Ránking de incremento de precios por provincias para este verano.

Ránking de incremento de precios por provincias para este verano. Mediterráneo / Luis Martín

Segunda residencia versus todo el año

«Castellón no es de las costas más caras porque hay poblaciones que hay mucha oferta de segunda residencia, con menos equipamientos y servicios. Además, hay inquilinos que repiten y por la confianza se les mantiene el precio», indicó Nomdedeu. Si en Benicàssim un apartamento cuesta 3.000 euros al mes «fuera de temporada la cuota es de 800, cuatro veces menos». El perfil son profesionales por motivos laborales, como profesores, que vienen «para un curso escolar, de septiembre a junio; y luego se van a su residencia habitual». Benicàssim es algo más caro en alquileres que Castelló, que con todo ha subido porque la demanda sube y falta oferta. «Ahora están bastante equiparados pero no todos quieren irse de alquiler a Benicàssim en invierno porque aunque está la playa cerca y es atractiva, no hay tanto transporte público y es menos práctico», concluyó el experto inmobiliario. 

«No es lo mismo alquilar en agosto que en septiembre en Peñíscola»

El gerente de Altubel, empresa que gestiona viviendas turísticas en Peñíscola, Juan Antonio Beltrán, explica una casuística habitual en el litoral. «Los precios varían mucho en función de las fechas en las que se reserve. Un mismo apartamento puede valer 400 euros la última semana de septiembre y 1.600 durante la primera quincena de agosto», explicó, en referencia a la Ciudad en el Mar. «Eso sí, generalmente, en los apartamentos, a diferencia de los hoteles, se paga por el uso total del espacio, no por plazas ocupadas. Por lo que el apartamento que cuesta 1.600 euros por una semana, si caben seis personas, el precio real es de 40 euros por persona y noche», apuntó Beltrán. Asimismo, confirmó el incremento de precios detectado este verano en torno al 4», y en su caso, un 3,6%, en comparación con la campaña anterior del verano del 2021. A su parecer, «las previsiones de ocupación para este verano son buenas, pero no llegan a ser excelentes todavía. Las estancias serán generalmente de siete noches y mayoritariamente el cliente que formaliza la reserva a Peñíscola será nacional», concretó. Informa: Elena Aguilar


Compartir el artículo

stats