Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PREOCUPACIÓN EN LA INDUSTRIA

El precio del gas natural va de récord en récord y tiene en vilo a la cerámica de Castellón

Cada movimiento de Putin va acompañado de una subida de precios

El último repunte de precios tiene que ver con la suspensión de suministro entre Rusia y Alemania.

El precio del gas natural, el principal coste energético del sector cerámico castellonense, no encuentra techo. La media de este mes de julio se sitúa en los 155 euros por megavatio hora. Junio, que fue el mes mas caro de la historia, cerró con 144,5. Nada que ver con los 20 euros de marzo del pasado año, cuando empezó la escalada alcista, o los 11,2 de agosto del 2020. Así lo indica el indicador de referencia para el azulejo, el mercado TTF holandés, y así queda de manifiesto que el valor se ha multiplicado por 14 en apenas dos años. Un sobrecoste muy difícil de sobrellevar, al que se une el incremento de precios de las materias primas y la electricidad.

La subida del gas comenzó antes de la guerra, pero fue el estallido del intento de invasión de Ucrania por parte de Rusia por lo que consolidó esta subida. El mes de marzo, el primero tras el estallido del conflicto, el precio se situó en 126 euros. Abril y mayo estuvieron marcados por una contención la quedar ligeramente por debajo de los 100 euros, mientras que las últimas acciones de Rusia --como generar un panorama de dudas constantes sobre el gasoducto Nord Stream, que abastece a Alemania desde el país gobernado por Vladimir Putin-- tienen un efecto inmediato en las cotizaciones. Y siempre al alza, para desesperación de las empresas de azulejos y esmaltes.

Pese a las razonables dudas de la Unión Europea, el gasoducto volvió a ponerse en marcha el 21 de julio, aunque a un 30% se su capacidad total, pero la incertidumbre ya está presente en los mercados, por lo que la cotización se mantuvo encima de los 150 euros.

Evolución del precio del gas en el mercado TTF holandés.

La patronal cerámica, Ascer, ya ha indicado que como consecuencia de esta coyuntura la factura energética del sector se duplicará en este 2022, y se prevé que alcance los 2.100 millones de euros. El pasado año, la energía se llevó uno de cada cinco euros facturados en el periodo de mayor actividad de la historia reciente. Algo que irá al alza. El principal productor europeo, Pamesa, indicó que su coste en gas en noviembre fue de 33 millones. Un tercio de todo lo vendido en ese periodo. 

Dificultades con Argelia

España no solo sufre la amenaza de Rusia, sino que cuenta con una dificultad añadida por el empeoramiento de las relaciones diplomáticas con Argelia. El país norteafricano era un suministrador preferente, desde donde llegaban hasta dos gasoductos. El cambio del posicionamiento español sobre el Sáhara ha supuesto que cada vez llegue menos gas de este país, una situación que ha sabido aprovechar Italia. Esta misma semana se firmó un acuerdo de suministro, que ayudará al país transalpino a garantizar el suficiente gas para sus hogares e industrias. 

Los derechos de emisión se mantienen elevados

El pago de derechos de emisión de CO2 es otro de los costes que deban afrontar las empresas de cerámica en materia energética. Un mercado fuertemente criticado por el sector, que desde hace más de un año está afectado por movimientos especulativos. La media de este mes se mueve sobre los 83 euros por tonelada, muy por encima de los 53 que se pagaban hace un año. Febrero fue el periodo en el que se llegó al tope, con 91 euros. Desde el sector se reclama un cambio en los planteamientos de este mercado, que lastra la competitividad en la zona de la Unión Europea. 


Compartir el artículo

stats