Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ESTE MIÉRCOLES ENTRA EN VIGOR el plan estatal: LÍMITE AL TERMOSTATO Y APAGÓN A LAS 22.00 HORAS

Bares y comercios de Castellón acatan molestos el plan de ahorro energético

Los empresarios echan en falta diálogo, libertad de cada local y luz en zonas turísticas. Las tiendas tienen de plazo hasta el 30 de septiembre para automatizar puertas

Los restaurantes deberán regular el termostato del aire acondicionado a máximos de 25-27ªC. En la imagen, un local de hostelería de Castellón. ANDREU ESTEBAN

Los empresarios de Castellón del sector de la hostelería, turismo y comercio tienen claro que el miércoles, cuando levanten la persiana, tendrán que regular el termostato como máximo a 25-27 grados y apagar de noche las luces de los escaparates, a partir de las 22.00 h. Están listos para el plan de ahorro energético estatal y comparten la necesidad de ahorrar costes, pero no por ello están menos molestos por una normativa «aprobada sin diálogo, sin tener en cuenta especificidades del clima de cada zona, cambiando sobre la marcha y a mitad de la campaña estival, con olas de calor mediante».

El vicepresidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Luis Martí, explicó que se ha enviado una circular a los asociados, pero opinó: «Cualquier plan de ahorro energético debe realizarse tras un diálogo con los sectores que se vean afectados, e involucrando además a las comunidades autónomas, que son las que conocen más su realidad territorial. Es decir, diálogo sectorial y territorial. Ambos han fallado, y tenemos un plan, que de no modularse, perjudicaría a nuestro sector en unas fechas claves».

Además, consideró que «una prueba de ello es la primera rectificación: de flexibilizar en bares y comercios la temperatura máxima en verano a 25ºC, en lugar de a 27». «Los empresarios son, como toda la sociedad, los principales interesados en hacer frente a esta crisis energética. Pero, que sea racional y efectivo», añadió.

Desde Confecomerç Castellón, su vicepresidente Mauro Gómez, coincidió en que «el primer interesado en reducir costes, y más desde que subió la electricidad, es el propio comercio. Pero no sin diálogo previo. No se ha consultado a ninguna organización. No nos gusta la imposición». 

Escaparates iluminados en la calle Enmedio de Castelló, el pasado sábado por la noche. ANDREU ESTEBAN

Un gasto extra

Y añadió Gómez que «cada uno conoce su empresa. No es igual una peluquería que una heladería. Hay diferencias por sectores y por clima de cada territorio a la hora de regular la temperatura. Y luego está el gasto extra que puede suponer adaptar la puerta con un muelle o sistema para el cerrado automático».

Las grandes superficies comerciales como Estepark adoptarán las medidas según lo solicitado, «en base a a las características de cada operador. En algunos locales la temperatura puede estar a 25 grados, no por debajo, si se realizan trabajos ligeros. Además de las excepciones a los 27 grados en establecimientos como peluquería y el gimnasio». En cuanto a la iluminación, apuntaron: «Somos un centro de ocio principalmente, y mientras haya clientes y visitantes, mantendremos el alumbrado necesario». Con todo, desde Estepark ya venían aplicando medidas de ahorro energético: «Desde 2020 hemos producido unos 280.000 Kw/h». El área comercial cuenta ya con producción de energía eléctrica fotovoltaica, agua caliente sanitaria con aerotermia, ventilación del párking por jet-fans, alumbrado led y puntos de carga para vehículos eléctricos. 

Turismo

El plan de ahorro marca una temperatura más flexible en la cocina de un restaurante o la habitación de un hotel. Desde Agretur, Francisco J. Ribera señala que «una de las cosas que más preocupa al sector es la iluminación, pues obliga a apagar rótulos de hoteles, fachadas, carteles de promoción de platos de restaurantes,...La imagen turística de muchas zonas se verá perjudicada. Si apagamos Peñíscola de noche será una catástrofe y habrá locales que pierdan reservas. 

Plaza Mayor. Ayuntamiento de Castelló. ANDREU ESTEBAN

La hora del planeta es como un ensayo cada marzo

Tras aprobar el apagón de los edificios públicos cuando no estén ocupados y los escaparates de comercios u otros rótulos a partir de las 22.00 horas, el miércoles noche (10 de agosto) se generarán situaciones que pocas veces se han visto. Tan solo parcialmente cuando se conmemora el Día del Planeta (desde 2007, el último sábado de marzo a las 20.30 h., durante una hora) y se apagan desde empresas privadas a monumentos y consistorios.

Recomendaciones para las familias en septiembre

El Ministerio ultima para septiembre recomendaciones «muy conocidas y muy clásicas» relativas a los termostatos, las ventanas, los toldos y los electrodomésticos. Ese plan de contingencia, en el caso de los hogares, no será obligatorio como sí lo es para empresas y entes públicos. Se dará a conocer el borrador «tan pronto» lo tengan las administraciones, grupos parlamentarios y agentes socioeconómicos.

Excepciones: trenes, peluquerías o lavanderías

El plan anunciado por el Gobierno que entra en vigor el miércoles incluye excepciones para la regulación del termostato a máximo 27 grados en verano y 19 grados en invierno y cita centros de formación (universidades, colegios, guarderías), sanitarios y hospitales, peluquerías y lavanderías, gimnasios, medios de transporte (trenes, barcos, aviones) o las habitaciones de los hoteles (sí en las zonas comunes). 

Las luces navideñas sí están permitidas

El documento del plan de contingencia obliga a apagar las luces de escaparates y edificios públicos que estén desocupados a partir de las 22.00 h. También afecta a la iluminación decorativa de fachadas y a la iluminación exterior en edificios de uso público, pero no a monumentos ni tampoco a luces de carácter ornamental, como las navideñas. 

Sanciones

Quienes incumplan se enfrentan a sanciones leves de hasta 60.000 euros.






Compartir el artículo

stats