Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El 'cotonet' se reduce, pero la Plana Alta es la comarca más afectada

La eficacia de los tratamientos biológicos es mayor en Valencia que en Castellón. Los agricultores piden no bajar la guardia y avisan que en el 2023 la incidencia puede subir

La plaga del ‘cotonet’ deforma la naranja hasta hacerla inservible desde el punto de vista comercial. GABRIEL UTIEL BLANCO

El cotonet ha puesto en jaque durante años a buena parte de los citricultores de Castellón, aunque esta campaña la incidencia de la plaga que deforma la fruta hasta hacerla inservible va a ser bastante menor. En el campo se da por sentando que en los próximos meses el cotonet no será el mayor de los problemas y los últimos datos que maneja la Conselleria de Agricultura así lo corroboran: en un año la incidencia de la plaga se ha reducido en las tres comarcas de la Comunitat más afectadas (la Plana Baixa, la Plana Alta y el Camp de Morvedre), aunque en la provincia el descenso es muy inferior al registrado en Valencia. 

Así, mientras en la comarca valenciana la afectación en el último año ha bajado casi un 50% (en 2021 la plaga atacó al 19,3% de las naranjas y este año la cifra es del 9,8%), en el caso de Castellón la presencia del cotonet ha caído mucho menos: un 8% en la Plana Alta y un 29,5% en la Plana Baixa. 

Pero es que, además, la zona cero de la plaga, que en los últimos años se situaba en Vila-real, Burriana, Nules o la Vilavella, se ha desplazado algo más al norte y los términos de Castelló o Almassora ya son los que tienen más cotonet de toda la Comunitat . De hecho, en los huertos de la Plana Baixa se encuentra afectada un 7,9% de la fruta, una cifra que sube al 12,3% en el caso de la Plana Alta. 

La influencia del clima

Roger Llanes, secretario autonómico de Agricultura, achaca los resultados al esfuerzo inversor realizado por la Conselleria, aunque rehúsa «incurrir en triunfalismos». Y recuerda que si en el 2021 Agricultura invirtió 4,7 millones , este año la partida es de 10,2 millones.

La lucha biológica (sueltas del parasitoide Anagyrus aberiae y del depredador Cryptolaemus) ha dado resultados y las organizaciones agrarias hablan también de que la climatología ha tenido mucho que ver. «Durante la primavera llovió mucho y las temperaturas fueron frescas y eso contribuyó a que la plaga no se reproduciera tan bien», explica Carles Peris, secretario general de la Unió de Llauradors, que insiste en que la guerra contra el cotonet no está en absoluto ganada. «Hay que ser muy cautos, ya que el año que viene la incidencia puede volver a subir», añade.

Lo que también preocupa al sector es la sospecha de que Sudáfrica incumple la obligatoriedad de imponer un tratamiento en frío a las naranjas que exporta a Europa. Intercutris anunció ayer que pedirá explicaciones a Bruselas y estudia elevarlo a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. 

La plaga del ‘cotonet’ deforma la naranja hasta    hacerla inservible desde el punto de vista comercial. 

Compartir el artículo

stats