Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El impacto en la administración local de la provincia

El sobrecoste en la factura de la luz ahoga a pequeños municipios de Castellón

Los consistorios recurren a ayudas de otras instituciones para afrontar los pagos

Algunos municipios ya han adoptado medidas de ahorro energético. E.P.

El sector público no es ajeno a la crisis energética y, aunque prácticamente todas las instituciones han adoptado medidas de ahorro de consumo, son los ayuntamientos de los municipios más pequeños de Castellón los que están pasando más apuros al tener que afrontar los sobrecostes en la factura eléctrica.

La alcaldesa de Cinctorres, Mireia Mestre, apunta que el encarecimiento se ha notado «sobre todo en algunos edificios públicos, los que tienen un mayor consumo de energía, como las escuelas y las bombas que suben el agua hasta el municipio». Una situación muy similar a la que vive Herbers, cuyo primer edil, Daniel Pallarés, confirma que les ha impactado "mucho la subida de precios en las facturas municipales".

Unos sobrecostes que han obligado a ciertas localidades a recurrir a las ayudas no finalistas que otorgan la Diputación de Castellón y la Generalitat para hacer frente a los pagos: "En el caso de Forcall si no fuera por las ayudas provinciales no se como hubiésemos hecho frente a los pagos, pues para los pueblos pequeños, sin ayudas de les instituciones, estaríamos abocados a una situación muy difícil", señala Santi Pérez, el munícipe de Forcall.

En los consistorios de la comarca del Alto Palancia tampoco esquivan el golpe por las facturas. El alcalde de Torás, Carlos del Río, explica que "en julio tuvimos que dotar de nuevo el presupuesto del gasto de alumbrado, pues ya habíamos gastado todo el importe anual". Una consecuencia pese a apostar en su día por la iluminación led, "que nos trajo un buen ahorro durante un tiempo, aunque ahora sirve de poco la gran inversión realizada", lamenta.

Alternativas

Medidas que se suman a las adoptadas por poblaciones como Sot de Ferrer, cuyo primer edil, Ramón Martínez, aporta que mantienen "dos instalaciones fotovoltaicas en funcionamiento para autoconsumo en el Edificio Multiusos y en el Ayuntamiento, lo que ayuda a reducir el consumo eléctrico" y prevén instalar nuevas placas solares en otros edificios municipales.

Y es que, el escenario de precios disparados ha animado, más aún, a los pequeños municipios a la hora de impulsar comunidades energéticas locales. En este sentido se manifiesta Pallarés, señalando que «ya estamos trabajando para instalar placas solares y tratar de ser autosuficientes para ahorrar al máximo». 

Otros municipios que estudian dar el salto a los huertos solares son Morella y Culla, cuyas localidades al pertenecer a la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España deben preservar el entorno de forma exquisita, como ya informó Mediterráneo, aunque se haya ampliado la distancia. El primer edil de Culla, Heredio Bellés, se muestra tajante afirmando que la factura «se nos ha multiplicado por dos y por tres, es una barbaridad, tendremos que tirar de recursos propios y destinar una parte de las ayudas de la Diputación para hacer frente a los pagos», motivo que les lleva a plantear el uso de la energía solar.

Informa Rafa Martín.

Compartir el artículo

stats