Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AGENDA MUSICAL
ENTREVISTA Nando García Propiedad Privada

«Ahora nuestros temas reflejan más la edad y el paso del tiempo»

La banda Propiedad Privada, liderada por Nando García, actúa el 26 de noviembre en el Auditori de Castelló

Nando García (primero desde la derecha con camisa negra), junto a otros integrantes de Propiedad Privada en una imagen reciente. MEDITERRÁNEO

El próximo sábado 26 de noviembre, a partir de las 19.30 horas, la banda castellonense Propiedad Privada subirá al escenario del Auditori i Palau de Congressos de Castelló, cerrando un largo paréntesis de siete años desde su última actuación de Benicàssim. Lo hacen, además con nuevo trabajo discográfico bajo el brazo, ya que presentarán su cuarto álbum. De todo ello nos habla Nando García, vocalista, guitarra y alma máter de esta formación que alcanzó su mayor popularidad en los 90 con su primer disco, Por el morro.

Para los que no os conozcan, ¿en qué momento y cómo surgió Propiedad Privada? 

Ha llovido ya mucho desde entonces… El grupo nació a finales de los 80, aunque por cuestiones de la vida tuvimos un impasse o compás de espera en el que nuestros caminos se separaron y fue en el año 2012 cuando decimos volver a juntarnos. El retorno fue en una sala de Castelló, ya extinta, que se llamaba la Consulta del doctor. Pero volviendo a nuestros comienzos, la culpa de que hoy en día haya un grupo de Castelló que se llame Propiedad Privada fue de Bene, antiguo batería de la formación, quien coincidió conmigo en el instituto y me propuso montar el grupo. Poco a poco fueron entrando los demás componentes hasta llegar a la actual formación: Edu Roselló (teclados), Toni Porcar (guitarra solista), Manolo Pegueroles (guitarra rítmica), Chema Parreño (bajo), Alfonso Pachés (batería) y Anna Millo (coros), sin los que hoy mi vida no tendría sentido, o al menos, no el sentido que le da la música. Aprovecho para mandar un cariñoso abrazo a Sergio Tena y Fernando Gimeno, antiguos componentes también, por todo lo que hicieron y siguen haciendo por Propiedad Privada.

Como músico y compositor, ¿Cuáles han sido y son tus referentes de la música española?

En general, los que amamos la música y hemos vivido y crecido con ella, tenemos admiración por los grandes clásicos que nunca pasan de moda y nos sirven de espejo donde mirarnos, desde Julio Iglesias, a Perales, pasando por Serrat, música que siempre se oía en el coche y en casa de mis padres. No obstante, sería un delito hablar del panorama español musical sin mencionar a Los Secretos, Antonio Vega, Sabina o cantautores como Ismael Serrano, que me han acompañado y me acompañan en el viaje de mi vida, aunque a día de hoy si tuviera que elegir a un cantautor de cabecera ese sería Txetxu Altube que, por cierto, viene a Castelló el 2 de febrero del próximo año a la sala Because.

Volvéis al panorama musical con nuevo disco bajo el brazo, ¿en qué habéis inspirado las letras de vuestras canciones? ¿Acusáis el paso de los años en las letras?

A lo largo de nuestra historia, tanto nuestras letras como nuestra música han evolucionado. Ahora nuestros temas reflejan más nuestra edad y el paso del tiempo. En nuestras canciones se nota un estilo y unas letras mucho más trabajadas. También los temas son diferentes, si al principio hablábamos de fiesta y amor ahora el trasfondo de nuestras canciones es mucho más profundo y representa temas sociales o el momento en el que estamos y en el que mucha gente se siente identificada. Canciones como Salta hablan de la monotonía de la edad y nos animan a romper con ella y dar un salto hacia adelante, y otras como Loco, loco son una reflexión de la herencia que estamos dejando a nuestros hijos en este mundo loco. Así que, aunque de temática variada, nuestra música intenta ser un reflejo de la sociedad y que la gente, o al menos la de nuestra generación, se sienta identificada con nuestras canciones cuando las escuche. 

Los artistas cantan mucho al amor y al desamor, pero en vuestro caso hay muchas referencias a los amigos, ¿qué significa la amistad para vosotros? 

Amor, al final todo se resume en eso y se mueve por amor; el amor y sus infinitas y diferentes formas de amar, hasta el odio se mueve por amor; el odio es el amor corrupto. En lo personal, decirte que mis amigos y familia son una parte fundamental en mi vida, no la concibo sin ellos y, por adherencia, la música tampoco.

¿Qué supone para vosotros la vuelta a los escenarios después de tanto tiempo y además con una pandemia de por medio? 

¡Qué locura lo que nos ha tocado vivir! Mandar nuestras condolencias a todas las familias que han debido separarse de sus seres queridos por culpa del covid-19. Contestando a la pregunta, es el colofón final al trabajo y al esfuerzo de mucho tiempo que se vio interrumpido por la pandemia, primero, y por temas personales después, y que por fin verá la luz el próximo sábado 26 de noviembre en el Auditori de Castelló. Se ha hecho muy largo el camino, han pasado tres años desde que decimos lanzar el nuevo trabajo hasta que por fin vamos a poder presentar el disco. Además, el que ya hayan pasado 7 años desde el último concierto en Benicàssim y que este sea en el Auditori, personalmente me hace especial ilusión.

Son muchos los que acusan la falta de locales y salas de conciertos en la capital, ¿sois de los que pensáis que se debe promocionar más a las jóvenes promesas musicales castellonenses?

Castellón, históricamente, siempre ha tenido muchos grupos locales. Cuando nosotros empezamos, hace ya casi 30 años, había mucha afición también a las salas de música en directo y, con el tiempo, esta tradición de salas de conciertos se ha ido perdiendo. Pese a todo, nosotros que ensayamos en los locales de Sodarock, nos hemos dado cuenta de que sigue habiendo afición a la música local y, además, por lo que podemos escuchar, de mucha calidad. No obstante, como amante de la música, sí puedo decir que me gustaría que hubiera más grupos que decidieran embarcarse en la aventura de los temas propios. Esa es mi recomendación porque al final es también una medicina para el alma, tanto del que escucha como del que compone. 

Compartir el artículo

stats