Sánchez plantea una fórmula que condonaría a la Comunitat 10.000 millones de deuda

Asegura que la quita se calculará con «criterios objetivos», entre ellos el de población ajustada, un baremo que según Fedea conllevaría un perdón de 9.750 millones

Pedro Sánchez, junto a tres de las cuatro vicepresidentas: Yolanda Díaz, Teresa Ribera y María Jesús Montero.

Pedro Sánchez, junto a tres de las cuatro vicepresidentas: Yolanda Díaz, Teresa Ribera y María Jesús Montero.

Mateo L. Belarte

La quita de la deuda que el Gobierno pactó con ERC y que extendió al resto de autonomías del Estado está rodeada todavía de muchas incógnitas. Se sabe que en el caso de Cataluña la condonación alcanzará el 20 % del pasivo y que ese porcentaje no será lineal sino calculado individualmente. También se ha deslizado desde Moncloa que el cómputo se realizará en base a los efectos de la crisis financiera y no de la infrafinanciación histórica, un punto decisivo y que de confirmarse no ayudaría a los intereses valencianos, según coinciden los expertos consultados.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio otra pista de por dónde podrían ir los tiros de esa condonación, al señalar que uno de esos parámetros para ponderar el alcance de cada quita será el de población ajustada, un mecanismo que comportaría el perdón de 9.750 millones del pasivo valenciano, según concluyó Fedea en un estudio reciente. Situado ahora por encima de los 55.000 millones, la deuda se quedaría en torno a los 46.000 millones, complicando que la autonomía pueda volver a financiarse en los mercados.

En una entrevista en TVE, Sánchez aseguró que la condonación se llevará a cabo siguiendo «criterios objetivos» para no despertar agravios comparativos entre territorios, algo que se antoja complicado con el actual poder territorial del PP. El único parámetro que citó fue el de la población ajustada, precisamente el que defienden los expertos valencianos para tener en cuenta a la hora de reformar el sistema de financiación.

Infrafinanciación relativa

Pero sigue en el aire un aspecto vital para la Comunitat Valenciana: si la cantidad a perdonar se computará midiendo solo el impacto de la gran recesión o si abarcará también la infrafinanciación relativa de autonomías como la valenciana. Algunos organismos como el Ivie ya han alertado de que la compensación, para ser equitativa, debe atender tanto la infrafinanciación colectiva derivada de la reducción de la recaudación por la crisis de 2008 como las particulares, provocadas por las disfunciones de un sistema que maltrata a ciertos territorios de manera sistemática.

«Para las comunidades cuya única infrafinanciación es la colectiva esta quita tendría mucho más valor que para las maltratadas por el sistema», asegura el director del Ivie, Francisco Pérez, que señala que esta fórmula deslizada por Moncloa «obviaría la infrafinanciación particular» de autonomías como la valenciana, Murcia o Andalucía. Diego Martínez, investigador en Fedea, coincide también en que calcular la quita en base a la crisis financiera sería «peor» para la Generalitat que si mide la infrafinanciación.

De hecho, uno y otro organismo ya tienen esos cálculos hechos, según los cuales la diferencia entre fórmulas podría llegar a los 18.000 millones. Es la brecha que separa los 9.750 millones de quita que estima Fedea derivados de una condonación circunscrita a la gran recesión y en base al criterio de población ajustada de los 27.500 cifrados por el Ivie. El organismo dirigido por Pérez contempla esos casi 10.000 millones por la deuda conjunta y les añade otros 18.000 millones por esa infrafinanciación relativa.

El déficit valenciano supera los mil millones y es el más alto de España

La Comunitat Valenciana no solo ha sido una de las seis autonomías que cerró el tercer trimestre de 2023 con déficit sino que, además, es la que mayor cifra absoluta presenta con un descuadre de -1.119 millones. 

Según los datos de ejecución presupuestaria publicados ayer por el Ministerio de Hacienda, once comunidades autónomas cerraron septiembre con superávit, mientras que las otras seis -Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Madrid, Murcia y Comunitat Valenciana- registraron déficit de las cuales, el peor dato, se lo volvió a llevar la Comunitat Valenciana.

La Generalitat encabeza este ranquin en cifras absolutas con un balance de -1.119 millones de euros en septiembre lo que significa un porcentaje de PIB del -0,82 %. Esto es un aumento de 200 millones respecto a julio y de 0,03 puntos sobre el PIB, dato en el que, no obstante, la valenciana no es la autonomía peor parada. 

En este sentido, es Murcia, otra autonomía que suele estar en la cabeza de las más infrafinanciadas, la que peores números maneja si se compara con el total de su economía con un déficit del -1,05 % de su PIB. 

En cifras absolutas, tras la Comunitat Valenciana está la Comunidad de Madrid (con un descuadre de 677 millones de euros, un -0,24 % de PIB); Cataluña (-486 millones de euros, un -0,17 % de PIB); Murcia (-409 millones de euros, un -1,05 % de PIB); Castilla-La Mancha (-229 millones de euros, -0,45 % de PIB), y Aragón (-11 millones euros, un -0,02 % de PIB).