La avalancha de familias declaradas en concurso colapsa el juzgado Mercantil de Castellón

Este órgano judicial acumula 1.121 casos por resolver, un 20% más que hace un año

nterior de un juzgado con las mesas y estanterías repletas de documentos pendientes de su tramitación.

nterior de un juzgado con las mesas y estanterías repletas de documentos pendientes de su tramitación. / Mediterraneo

Elena Aguilar

Elena Aguilar

Se llama ley de Segunda Oportunidad y en el último año se ha convertido en un salvavidas para decenas de familias y autónomos de Castellón que no pueden hacer frente a sus deudas. Propietarios de bares y pequeños comercios que se arruinaron con el covid, parados que no pueden asumir sus créditos, familias que aún no han superado los efectos del pinchazo de la burbuja inmobiliaria... cada vez son más las empresas y particulares que recurren a un mecanismo previsto en la ley concursal y que, y siempre que el juez así lo estime, les exonera de la devolución de la deuda. El problema es que la avalancha de casos que llegan a la Justicia es tan alta que ya ha colapsado el único juzgado de lo Mercantil que hay en Castellón.

De enero a septiembre de este año se han presentado en Castellón 387 concursos de acreedores, siete más que durante todo el 2022, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Un alza que hay que achacar al auge imparable de los concursos que solicitan los particulares, que durante los tres primeros trimestres de este año se elevaron a 263. En 2022, en cambio, este mecanismo apenas fue utilizado por 75 familias de la provincia.

Hasta septiembre del 2022, los particulares no empresarios ponían sus casos en manos de los juzgados de Primera Instancia, que compaginaban las peticiones de segunda oportunidad con otros tipos de pleitos, pero desde esa fecha la exclusividad la tienen los juzgados de lo Mercantil. En la provincia solo hay uno, lo que unido al incremento de los asuntos que trata, ha provocado que este órgano sea uno de los más congestionados de la provincia y acumule 1.121 casos por resolver, un 21% más que hace un año.

Una falta de medios

Tanto Manuel Mata, decano del colegio de Abogados de Castellón, como Francisco Cantavella, especializado en derecho mercantil y secretario del Colegio, aseguran que el incremento de los concursos no ha hecho sino que agravar la situación de un juzgado que hace años que está congestionado por la falta de medios. «Llevamos tiempo solicitando un segundo órgano judicial, pero este continúa sin llegar», explican al tiempo que hacen hincapié en la saturación por la que atraviesa un órgano judicial al que le faltan medios y que no solo se encarga de tramitar los concursos de acreedores.

En los despachos de abogados de la provincia coinciden en el diagnóstico. «El problema radica en que con la reforma de la ley los concursos de particulares son competencia del juzgado de lo Mercantil y eso es positivo. Sin embargo, no se ha dotado de medios a este órgano para que pueda asumir los nuevos casos que le van llegando», resume Juan Serrano, letrado especialista en derecho concursal y con despacho en Vila-real.

Uno de los más congestionados

La reforma de la normativa no ha hecho más que agravar la situación de este órgano judicial y los datos del CGPJ así lo atestiguan. Durante el segundo trimestre de este año (última estadística publicada), el Mercantil de Castellón recibió 226 asuntos, prácticamente el doble que en el mismo periodo del 2022, cuando fueron 118. Pero es que, además, la cifra de asuntos pendientes no para de crecer. A finales de junio eran 1.121 casos, casi un 20% más que en junio del año anterior, cuando los casos en trámite ascendían a 923.

Las cifras hablan de que el tapón es cada vez más grande y eso explica porqué este órgano es uno de los más congestionados. Así, y mientras la tasa de congestión (mide los asuntos pendientes en un trimestre determinado más los ingresado dividido entre los resueltos) de todas las jurisdicciones de la provincia es del 3,35%, en el caso de este juzgado la cifra asciende al 5,61%, un porcentaje solo superado por el juzgado de lo Contencioso-Administrativo.

El diagnóstico es claro y la solución pasa por un nuevo juzgado. Y ahí la petición es unánime. Los abogados llevan años reclamándolo, como también el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV) que, en su última memoria volvió a insistir en la necesidad de que Castellón cuente con un segundo órgano Mercantil