La inflación no enfría el gasto de las familias de Castellón en Navidad y las ventas crecerán un 10%

Cada hogar de la provincia invertirá 968 euros para hacer frente a precios desbocados

El pequeño comercio se juega el 20% de la facturación anual y prevé una buena campaña

El pequeño comercio se juega el 20% de la facturación anual y prevé una buena campaña / Europa Press

Elena Aguilar

Elena Aguilar

En 2022, la palabra Navidad vino acompañada por la de inflación, y este año volverá a suceder lo mismo. Pese a que el IPC se ha ido desacelerando en los últimos meses (noviembre acabó con una inflación en Castellón del 3,8%), la realidad es que los precios siguen desbocados y, para comprar lo mismo de siempre, hay que pagar más. Y esa es una de las causas que explica por qué el gasto de las familias sigue sin tocar techo, hasta el punto de que este final de 2023 cada hogar de la provincia invertirá en compras, alimentación o comidas fuera de casa casi 1.000 euros. Otro récord histórico. 

La Asociación Española de Consumidores Asescon acaba de hacer público el resultado de una encuesta a 5.000 consumidores de todo el país y cuyo objetivo es conocer la intención de gasto en el periodo navideño. En el conjunto nacional la media se situará en 969 euros, 180 más que el año pasado. En Castellón, las cifras son muy similares y ascienden a 968 euros, mientras que Alicante y Valencia superan ligeramente los 1.000 euros de promedio.

«Los resultados del sondeo reflejan el incremento de precios generalizado que existe en este año siendo la Navidad más cara que hayan tenido que afrontar los consumidores, muchos de ellos con graves problemas económicos», aseguran desde Asescon, donde explican asimismo que el 96% de los consumidores insiste en que la situación económica actual influirá en sus decisiones de compra.

El grueso del presupuesto de las familias de Castellón se destinará a la compra de alimentos, una partida que supondrá el 30,8% del dinero que cada hogar gastará en Navidad. A esta le seguirá la adquisición de regalos para familiares y amigos (196 euros); el gasto en comidas y cenas fuera de casa y en fiestas como Nochevieja (199 euros); la compra de juguetes (134 euros) o la inversión en lotería (73 euros por hogar).

Optimismo en tiendas y bares

Las fiestas de la Navidad moverán en Castellón más de 224 millones de euros (el resultado de multiplicar el gasto medio de cada familia por los 231.600 hogares con los que cuenta la provincia) y uno de los sectores que más tajada sacará es el pequeño comercio. Para decenas de tiendas de la provincia en las próximas cuatro semanas está en juego el 20% de la facturación anual y la previsión que maneja Confecomerç es que las ventas se incrementarán entre un 7 y un 10%. «Los comerciantes han arrancado esta temporada con buenas expectativas, tras unos meses en los que las ventas se han ido recuperando poco a poco», explican desde la entidad que en Castellón preside Juan Rodolfo Adsuara y que estima un gasto medio por cliente y comercio de 95 euros.

La restauración también se halla inmersa en una de las épocas con más trabajo. Las cenas de empresa están más vivas que nunca y los días álgidos serán el 15 y 16, fechas en las que el sector ya ha colgado el cartel de completo. 

Las comidas y cenas más caras de los últimos años

La semana del puente de diciembre es, por definición, la que da el pistoletazo de salida a las compras para la cesta de alimentos de Navidad. Y aunque las altas temperaturas habían ralentizado hasta ahora el ritmo de ventas en mercados y supermercados, todo apunta a que en las próximas dos semanas las familias van a dedicarse por fin a los preparativos. Preparar y proveer las mesas navideñas va a ser, un año más, una tradición cara por culpa de la inflación. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estima que el coste de la compra de alimentos para estas fiestas crecerá un 10,3%. Y, aunque los máximos históricos que muchos productos alcanzaron en 2022 se van a mantener, estas serán las comidas y cenas navideñas «más caras» de los últimos años, asegura la entidad, que ha elaborado un estudio a partir de los productos más consumidos en estas fechas. 

Según los datos del primer control de precios que realiza la OCU, el aumento medio esta Navidad es del 0%, es decir, que los precios se congelan de promedio, después de las subidas del 8% en 2021 y del 5,2% en 2022. El problema, subraya el organismo, es que la mayoría de los precios de los productos de la cesta navideña se mantienen en su precio máximo. De hecho, dos de cada tres productos que componen la cesta de Navidad se encuentran en ese importe récord: las carnes y el marisco son los alimentos más castigados por los incrementos, mientras que los pescados son los que protagonizan las (tímidas) bajadas.

Así, almejas, besugo, lombarda, pavo o cordero son algunos de los productos que más ha subido este 2023. La lubina o la merluza, bajan. (M.J. Ibáñez)