Pasan los años, las décadas y los siglos, cambia Castelló pero el Fadrí ahí sigue, en el corazón de la ciudad, viendo pasar el tiempo. El singular monumento guarda los secretos de la capital de la Plana, pero gracias a la investigación de Arturo Esteve Comes se ha podido desvelar uno de ellos. En concreto, uno que data del siglo XVII, del año 1667, que permanece escrito con pintura de almagre desde entonces. La minuciosa labor de Esteve concluye que se trata de una exaltación militar: «Aclamación al valeroso ejército reunido de su majestad el monarca católico Carlos II».

Esta es la conclusión del trabajo que Esteve Comes ha depositado en el Archivo Histórico Municipal, bajo el título Letrero escrito en los muros de El Fadrí, la torre campanario de Castellón, y donde explica con detalle lo estudiado. Esteve, licenciado en la Escuela Superior de Náutica de Cádiz, y marino mercante jubilado, es un apasionado de la Historia, ámbito en el que ha llevado a cabo distintas investigaciones.

En este caso, el trabajo se centró, tal y como explica a Mediterráneo, en la propia inscripción. Valora que, cuando se restauró la torre en 2001, «se realizó una limpieza correcta, respetando la pintura de almagre», y el grafiti salió a la luz. Por ello, pese a tratarse de un texto de 1667 y estar expuesto durante todo ese tiempo a las inclemencias del tiempo, Esteve ha podido interpretar el mensaje.

Lo consiguió trabajando primero sobre el terreno, realizando diversas fotografías, y tratándolas después con diferentes técnicas digitales. De este modo, las letras, situadas en el exterior del monumento, en dos de las caras orientadas a la plaza Mayor y por encima del zócalo, fueron legibles.

Aclarado el paisaje, quedaba la interpretación del texto, escrito en latín. Esteve buscó sin éxito en el Archivo Histórico alguna mención a la inscripción en el Fadrí, en todas las actas de 1666, 1667 y 1668. También consultó la obra de historiadores que trataron este periodo en Castelló, pero no había referencia alguna a la inscripción.

Al final fue él mismo quien logró sacar el texto, realizando una interpretación del mismo. «Se escribió en 1667», explica, «una fecha clave en la Guerra de Devolución entre Francia y España». En Castelló, por aquel entonces, «se reunieron numerosas tropas provenientes de distintas zonas, unos seis mil o siete mil soldados, una cifra que superaba a la población». Esteve cuenta que «para distraerlos y minimizar los problemas que causaba la soldadesca en aquellos tiempos --robos, violaciones...- se organizaban diferentes actos, como corridas de toros». Debió ser «un acontecimiento extraordinario lleno de luces y sombras que se convirtió para los castellonenses en pesadilla».

En ese contexto, en un Castelló con poco más de mil casas, se escribió y se olvidó ese texto en los muros del Fadrí. Se trata de «una aclamación o glorificación del ejército de Carlos II de España con motivo de la concentración, en el año 1667, de diversas unidades militares del Reino de Valencia para marchar a la frontera con Francia y reforzar los Tercios de Cataluña», asegura Esteve Comes.