Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CONSEJO SECTORIAL

El comercio del centro de Castelló quiere que se reduzca la Zona de Bajas Emisiones

Los comerciantes creen que la amplia ‘almendra’ generará «caos y perjuicio»

Imagen de una de las calles del centro comercial de Castelló. MEDITERRÁNEO

El Ayuntamiento de Castelló incorporará al proyecto de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) las aportaciones viables que realicen los comerciantes para, entre todos, mejorar esta iniciativa que tiene que entrar en vigor en la capital en el 2023 para establecer los niveles de contaminación y la calidad del aire en cumplimiento de la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de Cambio Climático y Transición Energética. Esta zona delimitará la entrada de vehículos contaminantes y facilitará formas de desplazamiento saludables para los ciudadanos en una almendra que rodea 745 m² delimitados por las rondas Mijares y Magdalena, Cerdán de Tallada, San Roque, Sanahuja, Gobernador, Casalduch y Orfebre Santalinea. 

Ribes y Ribera, ayer, en el Consejo Local de Comercio. MEDITERRÁNEO

El plan de la ZBE, junto a las cámaras del centro, fue el principal talón de Aquiles del concejal de Movilidad, Jorge Ribes, y de la edila de Comercio, Mary Carmen Ribera, en el transcurso de la celebración del Consejo de Comercio ya que los asistentes mostraron su malestar con esta propuesta al considerar que la zona que abarca es demasiado grande en cuanto a los intereses comerciales de refiere «ya que generará el caos en el centro y, por consiguiente, perjudicará a nuestro sector», afirmó el vicepresidente de Confecomerç, Mauro Gómez. Para este representante, sería necesario que la almendra fuera más pequeña ya que en Castelló «no existe una gran saturación de tráfico con muchos atascos y tampoco hay elevados niveles de contaminación». También mostraron su malestar con las cámaras de vigilancia sobre las que mostraron su «disgusto» y denunciaron la falta de señalética e información a este respecto que afecta sobremanera a los repartidores que tienen que circular por el centro.

En ambos casos, el concejal de Movilidad, Jorge Ribes, mostró su disposición a solucionar los problemas que puedan ocasionar ambas iniciativas y afirmó que se preocupará por reforzar y mejorar las señales de información en la zona peatonal así como en lo que respecto al acceso al párking de Santa Clara.

De esta forma, el Ayuntamiento de Castelló establecerá un calendario para mantener reuniones con el sector del comercio con el fin de recoger las propuestas que puedan mejorar la ZBE. «Queremos trabajar de forma conjunta en este sentido», afirmaron tanto el edil Ribes como el vicepresidente de Confecomerç. 

Compartir el artículo

stats