Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

La crónica | Un triste empate en un partido plano y gris del Castellón en Castalia (1-1)

El equipo albinegro estuvo a merced del Linares, que fue superior pese a acabar con un jugador menos

Bilal, presionado por un rival, en un incómodo partido para el Castellón.

Un punto y gracias. Ese podría ser el resumen del encuentro entre el Castellón y el Linares, un rival que superó y dominó a los albinegros y al que un palo en el segundo tiempo privó de llevarse el triunfo de Castalia. Y eso que el cuadro orellut tuvo 20 minutos en los que pudo sentenciar tras inaugurar Mario Barco el electrónico, pero se perdonó mucho y los andaluces se crecieron hasta anular a su oponente.

Al Castellón le costó entrar en el partido y cedió el dominio inicial al conjunto andaluz, que cogió la batuta y trató de aprovechar los minutos iniciales para poner a prueba a Álvaro Campos por medio de Migue Marín. Sin embargo, cuando parecía que más desajustados estaban los albinegros una pérdida de balón del Linares propició un robo de los orelluts y Bilal encaró la portería desde el centro del campo para poner en bandeja el esférico a Mario Barco y que este batiera a Razak con un fuerte lanzamiento.

El cambio necesario

Era el gol y la jugada que el Castellón necesitaba porque, a partir de ese momento, el escenario cambió. El equipo de Escobar se creció, juntó líneas y el grupo empezó a carburar, probado el segundo en las botas de Salva Ruiz con un tiro desde lejos o en un jugadón de Bilal, que con su descaro y electricidad, a punto estuvo de sorprender al portero del conjunto andaluz, que sacó con la mano el balón como buenamente pudo. La siguiente ocasión llegó por parte de Koné, pero resbaló cuando el balón le llegaba a su parcela dentro del área, y después llegó otro potente lanzamiento de César desde la banda derecha.

No es que en ese tiempo el partido se jugara por completo en campo visitante sino que las fuerzas se habían equilibrado y el Linares también tuvo sus opciones, pero topó con un acertado Álvaro Campos y una zaga que se veía ayudada en algunos momentos por Carles Salvador o Dani Torres.

De hecho, el cuadro de Alberto González a punto estuvo de empatar cuando se llegaba al descanso. Fue en el minuto 43 cuando Echaniz y Copete se plantaban solos en el área castellonense en una contra tras un descuido de la defensa castellonense pero el primero fallaba en su lanzamiento por fortuna del Castellón, que se marchó al descanso con ventaja pero con cierta dudas ya que un empate tampoco habría sido un resultad injusto pasados los primeros 45 minutos.

Esas sensaciones acabaron confirmándose tras el paso por vestuarios y el Linares tan solo tardó ocho minutos para poner las tablas en el marcador de Castalia. Fue en una jugada a balón parado desde el córner y en segunda instancia ya que el primer remate de Admonio fue al poste, pero el segundo de Echaniz quedó fuera del alcance de Álvaro Campos.

El partido volvía a la casilla de salida. Pero en todos los sentidos. Porque más allá del propio tanto del encuentro, el Linares volvió a mostrarse mucho más cómodo que el Castellón, con y sin balón.

Escobar pensaba en un revulsivo, miró a su banquillo opciones había bien pocas porque las bajas eran sensibles. Echó mano del capitán Cubillas para ver si este acertaba a sorprender a Razak, quien se había mostrado muy inseguro por arriba en todo el choque. Tuvo una el delantero castellonense, pero poco más.

Luego salió el joven Koke; Escobar dio minutos a Borja Martínez y a Juanto, pero los cambios no surtieron efecto. Todo lo contrario al Linares, que sacó toda su artillería pesada y estrelló un palo en el 79 que bien le habría valido un merecido 1-2.

Compartir el artículo

stats