CD CASTELLÓN

La crónica | El Córdoba frena la euforia y da una cura de humildad a un Castellón gris (2-0)

Márquez y Simo dictan sentencia y los albinegros enlazan su tercera derrota en las últimas cuatro salidas 

Calavera presiona a un jugador del Córdoba, este sábado.

Calavera presiona a un jugador del Córdoba, este sábado. / A. J. González / Diario de Córdoba

El Castellón no pudo sacar nada positivo en su visita al Arcángel de Córdoba. Los albinegros no se encontraron cómodos en gran parte de un partido en el que no lograron reponerse al gol anotado por Kike Márquez en la reanudación. En el descuento, Simo sentenció con el segundo tanto al culminar una rápida transición.

Dick Schreuder únicamente realizó un cambio respecto al once inicial que sacó de inicio ante el Linares en el último envite liguero, con la entrada de Moyita por el lesionado Raúl Sánchez. Así, el cuadro orellut, apoyado más cerca de un millar de aficionados castellonenses, formó con Gonzalo bajo palos; Chirino, Alberto Jiménez y Salva Ruiz en defensa; escoltados por Manu Sánchez y Moyita en los carriles, esquema habitual del técnico neerlandés. Calavera, más atrasado, Julio y Cristian compusieron la media; mientras que Medunjanin, y De Miguel, completaron el equipo. 

Ya se sabe que la categoría de bronce no es un camino de rosas y en el Arcángel el cuadro albinegro tenía ante sí uno de los compromisos más complicados del curso, algo que pronto comenzó a dejar clara la escuadra verdiblanca. Y es que en los primeros diez minutos del duelo Carracedo primero y Adilson después obligaron a intervenir, de forma providencial, al meta Gonzalo Crettaz. 

Atacaba el equipo de Iván Ania pero el Castellón demostró que le hace falta muy poco para liarla, este sábado en menor medida. A los once minutos De Miguel remató a la red un centro de Cristian desde el perfil izquierdo, en una acción que fue invalidada por fuera de juego. Una jugada en la que se produjo un violento golpe, cabeza con cabeza, entre Manu Sánchez y Calderón, incidencia que obligó a parar el partido y, con ello, también se ralentizó un ritmo verdaderamente trepidante. 

Sin embargo, con el paso de los minutos los cordobeses volvieron a tener presencia ofensiva en un disparo de Kike Márquez que no encontró portería por poco. Le costaba al conjunto orellut jugar en campo contrario y también cierta contundencia en defensa. 

La reanudación

La segunda mitad comenzó sin cambios y con un jarro de agua fría. Y es que a los siete minutos de la reanudación Kike Márquez avanzó en el electrónico a los locales. El atacante local se fue en carrera de Calavera, tras una peinada de un Carracedo que le ganó la partida a Salva Ruiz, y ante Gonzalo Crettaz cruzó el esférico al palo largo para poner en ventaja a los suyos. Tocaba mover el árbol y el técnico neerlandés no se lo pensó dos veces y realizó un triple cambio. Entraron Iago Indias, que desplazó a Chirino al carril derecho, Villahermosa y Traoré. 

Había que atacar e ir en busca del gol del empate. Pero los andaluces defendían bien y a los albinegros les costaba generar peligro, no había ideas en el centro del campo, no podían hacerlo por dentro y lo intentaron por fuera, en sendas acciones de Manu Sánchez y de Traroré, pero sin consecuencias. El crono corría en contra del equipo de Schreuder, que volvió a mover el banquillo en la recta final, lo hizo incorporando a Suero en la media y añadiendo un segundo delantero como Gronning, en detrimento de los otros dos medios, Julio y Cristian. 

Pero lejos de encontrar el camino del gol del empate el Castellón terminó encajando el segundo. Simo, recién ingresado al terreno de juego, culminó una acción individual con un recorte al Alberto antes de batir a Gonzalo. Los albinegros compitieron pero, como en Can Misses, fallaron en las áreas, sobre todo en la propia. El liderato seguirá siendo orellut si este domingo el Ibiza no vence en Algeciras.