A una idílica distancia de menos de 100 metros del mar, Moncofa proyectó a principios de la década del 2000 (entre el 2003 y el 2004) una urbanización residencial con cerca de 270.000 m² de extensión. Casi dos décadas después, en lugar de viviendas consolidadas, el paisaje actual del PAI Belcaire Sur está sacado de una película «posapocalíptica», como reconoce el alcalde, Wences Alós (PP), por lo que el Ayuntamiento, tras asumir la condición de agente urbanizador, invertirá entre seis y ocho millones de euros para resucitar (arreglar y acabar) este proyecto urbanístico fantasma y hasta ahora fallido.

El estado de abandono es tal que la vegetación se abre paso cada vez más entre las silenciosas calles, aceras, farolas y señales con las que cuenta ya la parcela, en la que los desperfectos son «cuantiosísimos». «Este PAI es uno de los máximos exponentes de la burbuja urbanística y de decisiones que no se tienen que volver a repetir en un futuro», argumenta el primer teniente de alcalde, José María Andrés, ya que este proyecto «inacabado» tiene unas consecuencias económicas «enormes».

29

El PAI Belcaire Sur de Moncofa, una urbanización abandonada y habitada solo por la maleza Miguel Ángel Sánchez

«Especulación salvaje»

"A pesar de su estado posapocalíptico y caótico, vamos a sufragar la finalización del PAI para convertirlo en un revulsivo para Moncofa"

Wences Alós Valls - Alcalde de Moncofa

Y es que, tal como añade el alcalde, «las cosas se hicieron muy mal desde un principio». Recuerda que su homólogo que gobernaba entonces (el socialista José Vicente Isach) aprobó por decreto de alcaldía, «sin pasar por un pleno», la reparcelación de este sector y critica la forma de proceder de la anterior urbanizadora, Piscivall, cuya «especulación salvaje» (obtuvo «un gran beneficio» al adquirir todas las propiedades municipales a un bajo coste, pero se descapitalizó hasta el punto de declararse en concurso de acreedores en el 2012) va a «tener un coste muy elevado», adelanta.

El alcalde, Wences Alós (d), y el edil José María Andrés pasean por una de las aceras del PAI Belcaire Sur. Miguel Ángel Sánchez

"El PAI Belcaire Sur es uno de los máximos exponentes de la burbuja urbanística y de las cosas que se han hecho mal y que no se tienen que volver a repetir en un futuro"

José María Andrés - Primer teniente de alcalde de Moncofa

Tras lograr incautar el Ayuntamiento los 865.843 euros que esa sociedad limitada presentó en su momento como aval (una cantidad que ven del todo «insuficiente» para un proyecto que ascendía a 12 millones) y asumir la condición de agente urbanizador (un trámite que ha requerido un proceso burocrático que se ha alargado años), el alcalde anuncia que el próximo paso es empezar a hacer los trámites para adjudicar la redacción del proyecto, con vistas a retomar el PAI y licitar las obras, aunque esa inversión de entre seis y ocho millones «tenga que significar un nuevo endeudamiento».

Por ello, Alós asegura que, pese a la actual estampa «caótica» del PAI, la «situación saneada» de las arcas municipales permitirá asumir la finalización del proyecto para, «a medio plazo», convertir el Belcaire Sur en una zona «de gran expansión». «Creemos que va a ser un revulsivo y, con lo cerca que está del mar, será un punto álgido del litoral sur de Castellón», concluye. 

Un centro de transformación del PAI, lleno de grafitis. Miguel Ángel Sánchez

Foco de vandalismo y desvalijamientos

El abandono del proyecto, especialmente tras la entrada en quiebra de la anterior urbanizadora, propició que el PAI Belcaire Sur fuera un nido constante de vandalismo. Los centros de transformación, las instalaciones eléctricas o el mobiliario urbano han sido víctimas de gamberradas durante estos años, sin olvidar el desvalijamiento de las infraestructuras, que obligó al Ayuntamiento a instalar una valla para disuadir a los amigos de lo ajeno.