Burriana no es el único municipio descontento con la gestión que el Ayuntamiento de Nules realiza de los caminos que limitan con otros términos municipales. La historia se repite --aunque con menos contundencia en la queja institucional-- con el camí la Ratlla que comparte con Moncofa. El vial en cuestión es utilizada diariamente por muchas personas que viven en la playa para evitar cruzar todo el casco urbano, aunque de los cerca de dos kilómetros que tiene, gran parte se encuentran en mal estado.

El malestar de los usuarios ha llegado al Ayuntamiento y el alcalde, Wences Alós, explica que «todos los años, sobre esta época, revisamos el tramo del camino que pertenece a Moncofa y por eso está en estado óptimo. Es verdad que la parte de Nules cuenta con deficiencias en el pavimento».

Un problema que el primer edil de Nules, David García, no niega. Ayer señaló que «hace unas semanas, la brigada de obras lo rebacheó», para solucionar las deficiencias, en especial las de los agujeros más graves.

Imagen de uno de los rebacheos realizados en el camí la Ratlla de Nules-Moncofa

Imagen de uno de los rebacheos realizados en el camí la Ratlla de Nules-Moncofa Mira

Admite que esa no es la actuación que le gustaría haber realizado, pero apunta a la misma causa que ha provocado que tampoco se intervenga en la Ratlla de Burriana: el bloqueo de la oposición a su intención de realizar una modificación de créditos con la que dotar de fondos la partida correspondiente.

García facilitó ayer a Mediterráneo una relación de los caminos rurales que estaban incluidos en la memoria valorada para la pavimentación, vinculada, en principio con una subvención de la Conselleria de Agricultura, que pensaban financiar con la mencionada modificación de créditos. Entre otros, dentro de ese expediente, están contempladas los que limitan con los términos vecinos, tanto Burriana y Moncofa, como también Betxí-Vila-real.

Información facilitada a la oposición

En este punto, el alcalde quiso matizar las declaraciones del portavoz socialista de la localidad, en las que decía que no se justificaban convenientemente los gastos que iban a realizarse con la modificación, y enfatizó que el grupo municipal tuvo a su disposición toda esa información el 12 de agosto, antes de la celebración del pleno.

Sobre las memorias vinculadas a la subvención autonómica, el edil del PSOE, Adrián Sorribes, explicó que optaron por no apoyar la propuesta «porque la subvención está denegada, precisamente por no tener dotación municipal» como consecuencia de no haber aprobados los presupuestos.