Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

principios de los 90

Más de 30 años sin el muro de la N-340 de Almenara

El pueblo protagonizó una ardua reivindicación hasta que logró el desvío de la peligrosa travesía

7

Obras en julio de 1990 en la N-340 de Almenara para derribar el muro. Miguel Ángel Sánchez

Hay efemérides y efemérides. Una, que parece que sea de un pasado muy lejano, tiene especial trascendencia para Almenara. Hace más de tres décadas, en julio de 1990, se derribó el muro que suponía para los vecinos la gran densidad de tráfico rodado que circulaba por la N-340, que dividía en dos el casco urbano.

La lucha reivindicativa y la presión ejercida por los políticos de la época, propiciaron que a principios de los 90, la localidad viera transformada esa travesía en la actual avenida del País Valencià.

Imagen en blanco y negro de cuando la N-340 partía en dos el casco urbano de Almenara. MIGUEL ÁNGEL SÁNCHEZ

Hito histórico

Aquel hito histórico sigue siendo hoy en día uno de los proyectos más importantes de los que se han ejecutado en el municipio. Tanto fue así, que además del ansiado corte de cinta del nuevo tramo de la nacional desviada y alejada del casco urbano, los vecinos disfrutaron de una jornada festiva en la que no faltaron los actos taurinos y la pirotecnia.

Para la historia quedan aquellos dos barrios con los que contaba Almenara en la parte baja, el de San Marcos y de la estación que, por la carretera, parecían dos núcleos de viviendas diseminados, porque el peligro del tráfico suponía un riesgo diario para quienes querían cruzar de un lado a otro para acceder, por ejemplo, a los almacenes agrícolas para ir a trabajar cada día

Los cambios han sido tan sustanciales, que no solo los residentes ya no tienen que pensárselo dos veces para cruzar la vía, sino que, además, ni existen las empresas que entonces ocupaban aquel emplazamiento. 

Compartir el artículo

stats